Por Pablo Román
29 enero, 2018

Por suerte, la pequeña Mya está bien.

Mya es una bebé y pueden imaginar lo protectores que son los padres con sus hijos. Un día, su cara se hinchó y esto le preocupó mucho a ellos. Así que la llevaron al doctor. Los especialistas, que todo lo saben, no creyeron que fuera algo demasiado complejo. Entonces, como los buenos doctores que son, la enviaron a su casa a descansar. 

CBS

Los padres, gracias a las noticias que los profesionales de la salud le entregaron, estuvieron tranquilos… por el momento. 

Sin embargo, al otro día, la bebé despertó así 

CBS

El terror de cualquier madre o padre se estaba manifestando frente a sus ojos.

La protuberancia creció, una garra salía de su rostro y otra vez partieron al doctor. 

A pesar de la mala experiencia, los doctores dieron con el resultado. La bebé Mya se comió una pluma. 

CBS

De alguna manera, ésta se quedó en su boca y el cuerpo, siempre sabio, comenzó a expulsarlo. 

Ahora la pequeña está bien y sus padres tranquilos. 

Puede interesarte