Por Teresa Hechem
25 septiembre, 2018

Mucho cuidado con decirle a tus hijos o sobrinos que son unos genios.

Casi todos siempre hemos pensado que es mucho mejor que elogiemos constantemente a nuestros hijos. Pero a finales de 1990, dos psicólogas de la Universidad de Columbia llevaron a cabo un programa a gran escala sobre la psicología del elogio y concluyeron que las alabanzas pueden tener un efecto negativo en los niños.

large-1

@AlduCollosimo

Se analizaron a más de 400 niños con edades comprendidas entre los 10 y 12 años. En la primera etapa del experimento, los pequeños se sometieron a una prueba de inteligencia. Cuando terminaron, a un grupo le dijeron que había resuelto correctamente el 80% de los problemas. A otros les dijeron que debían ser pequeños genios para haber podido resolver tantos rompecabezas. Y a otros simplemente no les dijeron nada. 

baby-921808_640

Como conclusión del desarrollo del experimento, las psicólogas descubrieron que los niños cuya inteligencia fue más elogiada preferían evitar los retos, disfrutaban menos de la actividad y mostraron una disminución del rendimiento.

child-865116_640

Los elogios del tipo «eres un genio» podrían ser perjudiciales, pero no las alabanzas que valoran el esfuerzo de los niños. Las investigadoras concluyeron que cuando se elogian los resultados alcanzados y el esfuerzo (por sobre la inteligencia en sí), evitan que los niños sientan miedo al fracaso. También logran que no se confíen ya que atribuían sus buenos resultados al trabajo realizado y no como una característica innata.

learning-164331_640

Entonces…¿Cómo deben ser los elogios para promover una autoestima sana?

Elogia el esfuerzo, no la capacidad:

baseball-92382_640

No hay dudas de que el talento no sirve de nada si la persona no se esfuerza por desarrollarlo. Por eso, es importante que siembres en tu hijo la idea de que para conseguir algo, es necesario dedicarle tiempo, energía y tesón. Por ejemplo, si marca un gol en el partido, no le felicites sólo por el punto, asegúrate de reforzar la perseverancia a lo largo de todos los días de entrenamiento.


No exageres, especifica:

kid-519473_640

Hay que decir cosas como: me ha gustado mucho tu dibujo o has resuelto muy bien ese problema y no elogiarlos con frases como eres un gran pintor o eres un genio.


No añadas presión, motiva:

sad-71129_640

Asegúrate de que tus elogios no sean una fuente de ansiedad para el pequeño, sino que sirvan para mantenerlo motivado. Hazle saber que lo amas de manera incondicional, más allá de sus logros y errores. De esta forma también evitas que el niño se haga dependiente de la valoración de los demás, por lo que desarrollas su autoconfianza y seguridad. 

Puede interesarte