Por Teresa Donoso
25 septiembre, 2015

Este es el cuestionamiento al que una mujer, madre de una niña con alergia a un fruto seco, tuvo que enfrentarse.

Las alergias a diferentes alimentos, sean frutos secos, lácteos o gluten, son cada vez más comunes en nuestra población. Si bien son condiciones que pueden ser tratadas con bastante facilidad al eliminar el alérgeno, el real problema aparece cuando son los más pequeños quienes sufren de estas alergias. No siempre es sencillo explicarle a un niño que tiene que comer yogures especiales o que no puede comer galletas de harina de trigo ni untar su delicioso sandwich con mantequilla de cacahuete, sin embargo, las dificultades se vuelven aún mayor cuando los exponemos a ambientes menos controlados, tales como las escuelas y colegios.

4249

Sandra Gajarova

Este fue el problema que Heather Spohr presenció al llevar a su hija de 5 años a la escuela. Por impresionante que parezca, el problema no siempre son los otros niños, sino que la falta de consciencia de los demás padres. Al asistir a una reunión de padres, la profesora les comentó que había una niña que sufría de una alergia severa al cacahuete y por lo tanto se le rogaba a los padres no enviar en las colaciones de sus hijos ningún producto que lo contuviese, dejando de lado especialmente la mantequilla de cacahuete.

4248

Sandra Gajarova

Ante los ojos incrédulos de Heather, uno de los padres hizo una mala cara ante esta petición, momento en el cual la madre del niño no pudo contenerse más y lo encaró: «Soy la madre de la niña con la alergia. Tiene sólo 4 años e incluso un pedazo pequeño de cacahuete podría matarla. Por favor, te ruego que no le envíes nada con cacahuete a tu hijo». El padre le respondió: «Bueno, mi hijo está en otra clase,» luego procedió a mirar a la profesora y preguntó: «¿Puedo enviarle sandwiches con mantequilla de cacahuete entonces?»

4246

Sandra Gajarova

Personalmente, no puedo dejar de asombrarme con la forma en la que estamos viviendo, rodeado de seres humanos individualistas y egoístas que se niegan a pensar en los demás y que ignoran la importancia de la empatía por completo. ¿Es que acaso esto es lo que nos espera? ¿Vivir en un mundo dónde sólo nos preocupa lo que nos afecta directamente? La pregunta sigue flotando en el aire, especialmente ante más y más casos de este tipo que se replican. Como una persona que tiene una alergia al gluten (la proteína que se encuentra en el trigo) y como alguien que viene de una familia de celíacos, me pregunto qué pasará el día de mañana si alguno de mis hijos tiene esta misma condición y se ve enfrentado a este problema.

4247

Sandra Gajarova

¿Es que acaso ya no queda esperanza a la hora de ayudar a los demás y vivir de forma respetuosa? Espero que alguien o algo nos pruebe a todos que la respuesta a esta pregunta es negativa.

Puede interesarte