Por Catalina Yob
9 enero, 2018

Algunos dicen que este sería el atentado que, de forma inconsciente, los padres llevan a cabo en contra de sus hijos.

A pesar de que lo hagan en función de destacar sus logros o grandes acontecimientos, los hijos suelen verse abrumados por toda la atención que reciben desde los perfiles de sus padres en redes sociales, en donde sus vidas suelen ser expuestas sin previo aviso. Aún cuando la buena intención está clara, este tipo de situaciones bordean la línea de la invasión a la privacidad.

Incluso antes del nacimientos los padres divulgan las vidas de sus hijos, sin antes pensar en las consecuencias que esto puede traer. Sus primeros pasos, las primeras comidas e incluso los primeros errores pueden llegar a ser publicados en los perfiles de sus padres, sin tener en consideración que estos datos estarán disponibles de forma permanente en la red. 

La profesora de derecho de la Universidad de Florida y autora de un estudio sobre la privacidad de los menores en las redes sociales, Stacey B. Steinberg asegura que el internet es el que propicia a que los padres sigan comentando y publicando cada detalle de la vida de sus hijos. Esto debido a que cada “like” o comentario positivo los hace sentir con la autorización de seguir haciéndolo.

“El ciberespacio ofrece muchos beneficios a los padres. Cuando comentan sobre sus hijos, reciben respuestas positivas y esto los hace sentirse apoyado. Pero esto se lleva al extremo de alimentar el ego, la emzcla de exhibicionismo puede ser un riesgo que distorsiona la realidad y dificulta pensar más allá de sí mismo, incluida la protección del propio hijo”.

Y es que el exhibicionismo no sería la única problemática a la hora de divulgar, ya que las decenas de fotografías podrían caer en manos de pederastas e incluso de delincuentes, quienes se dedican a realizar extorsiones a través de internet. 

Ante esta situación, el ex CEO de Google, Eric Schmidt ha bromeado, asegurando que en un futuro muy lejano existirán personas dispuestas a cambiarse el nombre, debido a las imágenes y vídeos vergonzosos que los vinculan que circulan en internet debido a que fueron publicados por sus padres.

“A medida que pase el tiempo todos tendremos online información embarazosa y fotos de nuestra adolescencia a raíz de las cuales sentiremos vergüenza. Un día todos los adultos se verán tentados a cambiar sus nombres para esconderse de aquel contenido”.

¿Estás de acuerdo o crees que se trata de una percepción exagerada de la realidad?


 

Puede interesarte