Por Javiera Mc Niven
27 diciembre, 2016

“Nosotros no hemos perdido la esperanza de que podamos celebrar otra Navidad con ella».

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde y bien lo saben los padres de la pequeña Madeline McCann. Su habitación se ha convertido en una especie de santuario para su familia luego de su abrupta desaparición en Portugal. Desde entonces, sus padres han celebrado cada Navidad recordándola y dejando obsequios en su cuarto, con la fe intacta de que algún día su hija regrese a abrirlos.

Getty Images

El 3 de mayo se cumplen 10 años desde que los padres de McCann, Kate (48) y Gerry (48), perdieron el rastro de su hija de 3 años.

“Nosotros no hemos perdido la esperanza de que podamos celebrar otra Navidad con ella. Si existe algo que nos conduzca a ella, sin duda lo tomaremos. La necesidad de buscar a Madeleine no ha cambiado en absoluto»

– Señalaron los padres de Madeline –

Kate agregó que esta época de festividades se han teñido de dolor y anhelos. «¡Ella debería estar aquí y deberíamos estar celebrando con ella!», según consigna un medio inglés. Este 25 de diciembre se realizó una emotiva misa en la que se encendió una vela por «Maddie».

Getty Images

Un ejemplo fortaleza y esperanza, ¿no crees?

Puede interesarte