Por Constanza Suárez
16 abril, 2018

Su embarazo se complicó, pero un revolucionario método le permitió sentir la primera respiración de su hijo.

Hace tres años, Allison y Brent tuvieron a su primera hija. En esa oportunidad, se inclinaron por un procedimiento natural, por vía vaginal y sin uso de medicamentos para aliviar el dolor. Los padres contaron su experiencia en el sitio web Love What Matters, admitiendo lo positiva que había sido.

En el mismo sitio, explicaron que cuando supieron que esperaban otro bebé, pensaron que sería bueno llevar a cabo el nacimiento de la misma forma. Sin embargo, al enterarse que Allison sufría de placenta previa, una afección en la que la placenta cubre el cuello uterino, esa idea se desvaneció.

Es que el parto vaginal se vuelve muy complicado, porque hay riesgo de sangrado o ruptura de la placenta al momento del parto.

Sin embargo, todo funcionó de buena manera durante el embarazo y decidieron programar una cesárea. La idea era tener una “cesárea suave” o una “cesárea centrada en la familia”, según contó la pareja a Buzzfeed News. Esta es una tendencia, que intenta integrar elementos de un parto vaginal en uno por cesárea. Es que los padres querían un poco de ese contacto inmediato con su nuevo integrante.

Facebook/Tracy Abney, Birth Doula

Podría sonar difícil o extraño, pero finalmente ¡lo tuvieron! Y el momento fue realmente único.

Facebook/Tracy Abney, Birth Doula

Los orgullosos padres tuvieron la increíble oportunidad de ver el nacimiento de su bebé a través de cortinas transparentes, una práctica que realmente se está volviendo una tendencia. Allison dijo que estaban “muy agradecidos” por poder presenciar el momento en que su hijo, Bennett, “fue sacado de mi vientre”, dijo a Love What Matters.

Facebook/Tracy Abney, Birth Doula

Lo que sucede aquí es que en el momento de la cesárea, un paño quirúrgico regular opaco cubre el paño transparente, y solo se baja cuando el médico entrega al bebé. Puedes pensar que es algo sangriento, pero no. La parte transparente se cubre al comienzo de la cirugía, se baja cuando nace el bebé y se levanta nuevamente cuando la incisión quirúrgica se cierra después del nacimiento.

Facebook/Tracy Abney, Birth Doula

Generalmente las madres no ven el procedimiento quirúrgico, solo al bebé.

Así Allison pudo ver el nacimiento real de su bebé, ser testigo de su primera respiración, tener contacto piel a piel de inmediato. Algo realmentr adorable y que muchas madres no presenciaron mientras tenian una cesárea. ¡Ahora es posible!

Facebook/Tracy Abney, Birth Doula
Facebook/Tracy Abney, Birth Doula

Puede interesarte