Por Camila Cáceres
16 Mayo, 2017

¿Sabes realmente lo que estás metiendo en tu cuerpo?

Davis Cripe era un estudiante común y corriente de 16 años. Su vida giraba en torno a su escuela, Spring Hill, sus videojuegos favoritos y sus no pocos amigos. Era un joven generalmente lleno de energía, pero que como todos a su edad, necesita más de un empujón para salir de la cama por la mañana. Vamos, que sin un café yo misma no funciono antes de las 12 del día.

Es aterrador considerar que este hábito tan común fue lo que acabó con toda la vida que Davis Cripe tenía por delante.

throwback of the century bois

A post shared by davis cripe (@pinksicle) on

“Mi hijo se oponía a las drogas. Estaba totalmente contra el alcohol. No hacía nada de eso”, declaró su padre a WLTX.

Sea eso verdad o no, lo claro es que Davis tristemente tenía una común adicción: la cafeína.

Su rutina mañanera consistía en beber un café con leche y algunos días a la semana, durante la clase, una Mountain Dew sin azúcar. No es una adicción realmente terrible, si medimos nuestro comportamiento con la regla de la funcionalidad, y su corazón andaba muy bien. Era un chico activo y sus últimos exámenes indicaban una salud envidiable.

Sin embargo, esa fatal mañana, Cripe agregó a su café y su Mountain Dew una bebida enérgica.

Murió durante la tarde del 26 de abril de un paro cardiaco fulminante.

“Les hablo como un padre destrozado que espera sacar algo bueno de todo esto. Padres, por favor, háblenle a sus hijos del peligro de estas bebidas energéticas. Y jóvenes, estudiantes, por favor dejen de comprarlas. No hay razón para consumir algo que puede ser peligroso”.

-Watts Cripe-

Aclaró que es cierto que puedes pedirle a cinco personas que hagan lo mismo que hizo su hijo, que incluso beban más sin que les pase nada, pero que siempre existe esa posibilidad fatal. ¿Realmente vale la pena tentar al destino por un trago?

what a dude. it was awesome getting a lesson from one of the chillest drummers in the game, thanks matt

A post shared by davis cripe (@pinksicle) on

Ningún padre debería tener que perder a un hijo, mucho menos de forma tan innecesaria.

Nuestros pensamientos se quedan con ellos.

Te puede interesar