Por Camila Cáceres
22 febrero, 2017

Llegó primero en mi corazón.

Imho Umoren y su hijo comparten mucho más que su nombre. Su lazo es uno de esos casi mágicos que lamentablemente no se da siempre en las familias. Él habla constantemente en su cuenta de Twitter acerca de su trabajo como productor, director y escritor (o todas las anteriores) de películas independientes, de la situación política de Rwanda o de su continente entero.

Pero claramente de lo que más le gusta hablar es de su hijo y las locuras que hacer: Por ejemplo, sacarle las baterías al control remoto cuando está molesto.

Y hay que admitirlo, es un chico inteligente.

Este pequeño genio tuvo sus días de “olimpiadas” en la escuela. Todos los niños compiten en diferentes deportes y me refiero a todos, hasta los de 2 años. Imoh Junior estaba muy emocionado por su carrera y papá estaba lleno de orgullo por su pequeño atleta.

El “problema» fue que casi llegando a la línea de meta, cuando estaba por ganar, el niño vio a su papá y…. bueno:

“Mi hijo llegó cuarto en la carrera porque en vez de correr a la meta corrió a abrazarme. Ah, bueno, se ganó mi corazón”

Y EL MIO. Y el de todo el Internet, la verdad.

“¡¡¡¡¡Esto es demasiado!!!!! + Tu hijo es tan adorable”.

“No estoy llorando. Sólo está lloviendo en mi teléfono”.

“¡Olvida la carrera, el chico la pasó bien y escogió a su padre en lugar de la competencia! Dios lo bendiga”.

Aunque no sé si el asunto es que Imoh no sea competitivo, porque en su siguiente evento sacó el 3er lugar y no estaba muy contento.

“Esta decepcionado, pero puede volver a tratar el próximo año”

“Así que es hora del helado”

Realmente es un excelente padre.

Puede interesarte