Por Francesca Cassinelli
27 diciembre, 2016

“No sé por qué sigo junto a él”.

Kimberly ya no sabía por qué estaba junto a su esposo Paul. Hace años él pudo dejar atrás su adicción a la cocaína, pero ahora la marihuana lo absorbía. No hacía contacto con Kimberly, con sus hijos y no se hacía cargo de sí mismo. Kimberly dice que los últimos años llevaba sola la familia y -desesperada- decidió acudir a un programa de televisión para que solventaran el tratamiento de su esposo.

“He hecho todo por los niños, por él. He hecho de todo”.

-Kimberly, en The Jeremy Kyle Show-

Cuando el conductor del programa preguntó a Kimberly por qué seguía con un hombre que no la trataba bien y que no se hacía cargo de su familia, ella respondió que lo amaba… o que, mejor dicho, amaba a la persona que conoció.

Ella no tenía claro por qué seguía con él. Y Jeremy aprovechó ese momento para instar a Paul a dejar la marihuana.

Claro que él no quería, pues no se sentía capaz. Paul admitía sus faltas e incluso confesaba que “tomó por sentada” a su esposa, que lo cuida a él y sus hijos.

Al final de su primera aparición, Paul aceptó dejar las drogas y tratar de mejorar su vida.

Varios meses después, la pareja visitó nuevamente el show. Esta vez, Paul estaba más presente y orgulloso de estar “limpio”.

“Tengo a mi pareja de vuelta, mis hijas tienen a su papá de vuelta, planeamos un viaje”.

-Kimberly-

Paul cuenta que las primeras semanas sufrió los síntomas de abstinencia: sudor frío, temblores, insomnio; pero que ahora “no está mal”.

Dice que tomó las fuerzas para sanar en base al dolor que estaba causando a su familia, y que no veía. También acepta que usaba la marihuana para calmar su ansiedad, y que ahora tiene nuevas herramientas para lograrlo.

“Diría que si tienes rabia, hazlo. Si alguien más no hubiese contactado al show no lo habría hecho, porque no lo sentía aquí ni aquí”.

-Paul-

¡Ahora Paul y Kimberly se van a casar! ¡Les deseamos mucha suerte en esta nueva etapa!

Puede interesarte