Por Diego Cid
9 mayo, 2017

Se les culpa por ser desordenados, pero esta actitud les está condenando de por vida.

A mí me parece lamentable, pero nuestra sociedad aún tiene bastantes rasgos machistas. Es por eso que muchas veces se cría a los hombres de una forma más dura -y, tristemente, se menoscaba a las mujeres también- lo que podría tener más consecuencias de las que te puedes imaginar. Hay una diferencia biológica que podría poner en evidencia otro error realizado con la crianza de los niños y el rol de los padres. Podría perjudicarles más tarde en su etapa adulta.

Se tiene la imagen de que los hombrecitos suelen ser verdaderos «huracanes» en el hogar -al menos yo siempre lo fui-, pero un estudio establece que esto tiene mucha relación con el desarrollo del cerebro en los pequeños.

Según la investigación «Todos nuestros hijos: La neurobiología y neuroendocrinología del desarrollo de los niños en riesgo», del neuropsicólogo Allan Schore, debiesen ser tratados con mucho más cuidado.

El hemisferio derecho se desarrollaría más lento en los niños, por lo que son más sensibles a los ruidos y su entorno. Esto podría causar que se irritaran con mayor facilidad y tuviesen que someterse a mayor presión, por lo que pueden sufrir estrés de forma mucho más fácil. También resistirían menos a trastornos neuropsiquiátricos como el deficit de atención.

Es por eso que las madres deberían tener aún más suavidad al tratar con ellos que con las niñas, para no someterlos a un constante estado de tensión que pueda impactar de forma negativa en el desarrollo de su cerebro y sus habilidad sociales.

Entonces, ¿cuál es la forma práctica de apoyar su desarrollo?

Estos son los consejos de Allan Schore, tanto para los padres como para las políticas públicas. Cabe destacar que éstas apuntan a la crianza de niños y niñas por igual, pero que destaca la diferencia en el desarrollo como un punto al que tomarle atención.

1. Darse cuenta de que los niños, entonces, necesitan mayor cuidado que las niñas.


2. Revisar las prácticas en las áreas de natalidad. Los bebes varones suelen sufren un aumento de cortisol considerable (hormona relacionada al estrés) cuando son manipulados al recién nacer, en comparación a las mujeres.

Mucha separación de la madre podrían facilitar la aparición de comportamiento hiperactivo.


3. Otorgarles un cuidado atento. Se debe evitar cualquier estrés prolongado en el bebé.

Lo peor que se puede hacer es «hacerlos hombres», tratar de endurecerlos. Suelen demandar aún más atención y son más dependientes, por lo que esto tiene consecuencias directamente negativas.


4. Ambos padres deberían tomarse un período postnatal para permanecer en casa con el bebé y darle los cuidados que necesita, y el primer año es realmente esencial.


5. Schore también considera que las toxinas en el medioambiente pueden afectar el desarrollo del hemisferio derecho, como las presentes en los plásticos, por lo que debemos prestar más atención a los elementos tóxicos que pueden estar en el aire, la tierra y el agua.

Espero estos consejos te sirvan de mucha ayuda y tengas mucho más cuidado al criar, pues a ningún bebé se le debe criar con falta de amor.

Puede interesarte