Por Monserrat Fuentes
11 julio, 2017

La mujer tenía apenas 21 años, estuvo conectada por 123 días para que los bebés pudieran nacer y se convirtió en una caso histórico por muchas razones.

Estos bebés no pueden ser llamados de otra forma, un milagro, nacieron exitosamente de una madre clínicamente muerta. Su mamá, una joven de 21 años sufrió una muerte cerebral cuando sólo tenía 9 semanas de gestación, su familia y esposo tuvieron que tomar una radical decisión para poder ver nacer a los pequeños, mantener viva a la madre mediante una conexión artificial hasta que los bebés estuvieran completamente desarrollados.

Caters

Los padres son Muriel Padilha de 24 (izquierda) y Frankielen da Silva Zampoli Padilha de 21 años (derecha), una joven pareja brasileña.

Cuando Frankielen estaba recién empezando su tercer mes de embarazo, un terrible dolor de cabeza la invadió.

“Ella dijo que el dolor de cabeza la estaba matando. Le dije que tomara medicina, pero ella me respondió que sentía un agudo dolor en la parte trasera de su cabeza y de su cuelo, que era tan intenso que sentía que iba a colapsar“.

Muriel Padilha, Mirror.

El joven agricultor llegó rápidamente a casa y se encontró a su esposa temblando, llorando, mareada y vomitando debido al dolor.

Caters

La llevó lo más rápido que pudo al hospital, donde lamentablemente fue diagnosticada con una muerte cerebral causada por una hemorragia.

En ese momento los médicos y la familia tuvieron que decidir mantener a Frankielen con vida mediante respiración artificial para salvar a los bebes.

La chica marcó un hito en la medicina, es la persona con muerte cerebral que ha sido mantenida por más tiempo en la historia. Muriel dijo que los doctores tomaron la decisión luego de escuchar el latido de los pequeños corazones de ambos bebés.

Caters

El impactante caso tuvo muchas complicaciones para mantener estabilizada a la madre durante 123 días a través de medicamentos para evitar que su cuerpo se apagara completamente.

Afortunadamente, luego de una cesárea de emergencia, los pequeños Asaph y Anna Victoria nacieron saludables y pudieron conocer a su emocionado padre y hermana mayor.

Caters

Muriel quedó totalmente destrozado con la muerte de su joven esposa, pero describe el nacimiento de sus mellizos como un “milagro”.

Luego de la cirugía, los infantes lucharon por su vida en el hospital Nosso Senhora do Rocio. Estuvieron en incubadora e internados en el hospital hasta que luego de tres meses fueron de dados de alta.

Caters

Para lograr este milagro, Muriel y la familia de xxx tuvieron que visitar a más de 20 profesionales para que los ayudaran.

Ella es Anna Victoria, pesó 1,4 kg y nació saludable.

Caters

El es Asaph, pesó 1.3 kg y también nació saludable dentro de los estándares de los bebés prematuros junto a su hermana.

Caters

Después de que el ventilador de Frankielen fue apagado en febrero, su corazón y riñones fueron donados para salvar la vida de otras dos personas. Y ahora Muriel quedó a cargo de la primera hija del matrimonio y de los recién nacidos.

Que gran valentía, Muriel, eres un verdadero ejemplo de amor y coraje.

Te puede interesar