Pensaba que le estaban jugando un truco.

Sinceramente pensó que le habían cambiado a su bebé. Esa fue la primer impresión que tuvo al verla, sobre todo porque eran muy distintas. Rosamere Fernanda de Andrade pensó que le habían cambiado a su primer hijo, cuando se lo entregaron en un hospital en Brasil, la joven en esos años, no podía creer lo que estaba pasando.

Rosamere Fernanda de Andrade

A primera vista podrías pensar que sí, sobre todo porque Rosamere y su ex esposo son de raza negra, las enfermeras del recinto hospitalario brasileño vieron que la pequeña Ruth tenía el cabello casi blanco, y unos enormes ojos azules.

Su hija era albina.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. describe esta enfermedad como “un defecto en la producción de melanina. La melanina es una sustancia natural del cuerpo que da color al cabello, la piel y el iris de los ojos”.

Aunque no era la única sorpresa para esta familia; ya que el segundo embarazo de Rosamere fue similar; su segundo hijo era albino, y el tercero también. 

Laurentiu Garofeanu

Mira la historia de esta familia en Brasil aquí:

¿Habías escuchado una historia así?

Te puede interesar