Por Andrés Cortés
1 agosto, 2017

«Ella no es una niña normal de siete años. Sería una gran estrella de televisión».

Las redes sociales han hecho que conseguir popularidad, y de paso aceptación, sean casi una necesidad para niños y jóvenes que han nacido con este mundo tecnológico. Así lo demuestra Jenna Eastland (31) quien junto a su hija Layla Thompson se han propuesto una millennial meta: ser famosos. No su madre, sino su hija. Y para lograrlo, están dispuestas a casi todo.

Jenna Eastland ha gastado cientos de dólares cada semana en maquillaje, sprays y extensiones de cabello. ¿La razón? hacer que su hija sea famosa.

North News

North News

Layla asiste regularmente a concursos de belleza y danza. Los juguetes no son lo suyo y prefiere productos de belleza antes de una muñeca, aclara Metro.

Su madre reafirma estos dichos y asegura que ella siempre ha sido así: «cuando tenía dos años de edad, se ponía rímel. Siempre ha sido madura para su edad y le encantaba posar«, agrega.

«Ella solo quiere ser famosa y tiene la mentalidad de un adulto. Para su cumpleaños dijo que quería un paseo en barco y tener una cena en el navío. Ella no es una niña normal de siete años. Sería una gran estrella de televisión».

-Jenna Eastland

Y a su corta edad, la pequeña ya posee cuentas de Instagram, Twitter y Star Now (para contactar modelos, actores y bailarines).

«Layla solo ama la atención en ella. Ama el falso bronceado, el maquillaje, las pestañas postizas, los peinados y el bling».

-Jenna Eastland

North News

Sin embargo, maquillar y vestir a su hija de manera tan llamativa, aunque con una intención bastante clara y simple, le ha traído algunos problemas. ¿El principal? la crítica de otros padres y que aseguran que «es muy joven» para lo que está viviendo.

«Me dicen constantemente que «estoy sexualizándola«, pero creo que la gente piensa eso, es porque ellos son los que tienen un problema al imaginar eso en un niño».

-Jenna Eastland

A pesar de las críticas, Jenna hace caso omiso y la misión de convertir a su hija en una súperestrella sigue en pie. Y todo apunta a que Layla tiene el talento (y sobre todo las ganas) para conseguirlo.

Desde los 5 años ha estado participando en concursos nacionales de baile y ha obtenido grandes resultados. Recientemente fue seleccionada para representar Durham en un concurso internacional de belleza. También fue seleccionada para representar a Reino Unido en un concurso de belleza en el Junior Model International & Miss Superglobe en India.

North News

North News

Sin lugar a dudas, Layla no es una chica normal y aquello es más que evidente. Es difícil emitir un juicio de opinión sobre este tema por muy polémico que podría ser. En más de alguna ocasión hemos visto como pervertidos abusan de estas chicas y las acosan vía redes sociales.

Solo esperamos que Layla no experimente aquellos desagradables mensajes y que continúe con lo que la hace feliz, la danza y el modelaje.

Puede interesarte