Por Macarena Faunes
17 junio, 2019

La pequeña Ivy, quien ahora tiene nueve meses, fue el décimo cuarto intento de Laura y Dave en convertirse en padres.

Uno de los milagros más grandes que existen en la vida es traer a nueva vida al mundo. A algunas mujeres, el convertirse en madre les resulta toda una odisea, pero a sin importar lo mucho que les cueste, jamás se dan por vencidas y lo intentan todas las veces que sea necesario hasta salir victoriosas.

Laura Worsley tiene 35 años y junto a su esposo Dave, siempre quisieron convertirse en padres, pero esta tarea les resultó más difícil de lo que pensaban.

Facebook Laura Worsley

La mujer sufrió 13 abortos espontáneos que terminaron en el primer semestre, y perdió a dos niños a las 17 y 20 semanas de gestación.

Facebook Laura Worsley

Tras esto, se sometió a una investigación para saber qué era lo que estaba ocurriendo con su cuerpo, descubriendo que tenía dos afecciones que afectaban su capacidad de concebir.

Facebook Laura Worsley

Se sometió a un curso de medicamentos y esteroides, por lo que, afortunadamente, la decimocuarta Laura y Dave pudieron dar la bienvenida a su hija Ivy, que ahora tiene nueve meses.

Facebook Laura Worsley

A pesar de que la pequeña ya está con sus padres, esta valiente mujer todavía no puede creer que es verdad.

Facebook Laura Worsley

«Incluso ahora, nueve meses después, no puedo creer que en realidad sea mía»

– Laura Worsley a BBC-

Facebook Laura Worsley

Se les informó que la ingesta de ácido fólico podía ayudarla con su plan de maternidad, pero esto no tuvo resultados ya que si bien, tuvieron dos embarazos que progresaron más allá de las 12 semanas – en 2015 y 2017 – perdieron a sus hijos Graceson y Leo.

Facebook Laura Worsley

«No sé cómo me las arregle para ser honesta. Era todo por lo que vivía. Perdí años de mi vida. Solo pensé, si no puedo tener un bebé, no veo un punto en mi vida».

– Laura Worsley a BBC-

Facebook Laura Worsley

Peor aún, durante ese mal momento a Laura se le diagnosticó intervillositis histiocitaria, lo que hace que su cuerpo luche contra el embarazo.

Facebook Laura Worsley

A pesar de que no estaban seguros de intentarlos nuevamente, el doctor Siobhan Quenby, experto en fertilidad, los convenció comentándoles los buenos resultados que ha tenido su método en mujeres que han pasado por algo similar.

Facebook Laura Worsley

El médico utilizó esteroides para suprimir el sistema inmunológico de Laura, lo que se cree que reduce el número de «células asesinas» que causan los abortos involuntarios. Ingirió medicamentos para fortalecer el revestimiento de su matriz y otros para evitar que su sangre se coagulara, permitiendo que el embarazo avanzará más de 24 semanas y que la bebé tuviera mayor probabilidad de sobrevivir fuero del útero.

A las 30 semanas rompió su fuente y dio a luz a Ivy a través de una cesárea, quien fue llevada rápidamente a cuidados intensivos con un peso de 1.7 libras.

Con la advertencia de poder desarrollar sépsis, la pareja pudo sostener a la recién nacida después de tres días.

A pesar de que la pequeña tuvo que luchar contra una bronquiolitis mientras estaba en el hospital, fue dada de alta después de 11 semanas.

Facebook Laura Worsley

Con esta tremenda historia de vida, Laura comparte su experiencia para darle ánimo a todas las mujeres que no pueden llevar un embarazo a término.

«La miro y pienso que los milagros existen. Había leído sobre esto en otras personas y ahora tengo el mío. A través de mi historia, quiero darles a otros la esperanza y la fortaleza para continuar, incluso cuando las cosas parecen imposibles».

– Laura Worsley a BBC-

Los milagros existen y la vida es uno de ellos. No importa cuántas veces sea necesario, si tienes como objetivo en tu vida convertirte en madre y todavía no lo consigues, lucha por ese sueño e inténtalo una y otra vez. Al final, quien persevera siempre consigue lo que quiere. 

Puede interesarte