¿Harías algo como eso?

Para Melissa Kayser convertirse en madre, no fue algo muy fácil. Durante tres años intentó quedar embarazada, pero solo consiguió tener 9 pérdidas. También pagó un tratamiento de fertilidad, pero nada daba resultado; la idea de ser madre la emocionaba, pero también le frustraba darse cuenta que no podía dar a luz a un bebé.

Después de múltiples intentos, los doctores de Melissa le recomendaron buscar una mujer que fuera su vientre de alquiler. Ella se negó.

Inside Edition

“No sabía si estaba mentalmente preparada para sobrellevar que otra mujer tuviera mi hijo en su vientre”.

-Melissa Kayser a Inside Edition-

La hermana mayor de Melissa, llamada Lisa, no podía soportar ver sufrir a su hermana, fue entonces cuando decidió que ella sería el vientre de alquiler de su propia hermana menor. 

¡Y el test dio positivo!

Aunque los doctores que llevaban el caso le advirtieron a estas hermanas que la implantación podía fallar, las hermanas fueron con mucha esperanza a la primera ecografía del bebé. Lo que más querían era escuchar sus latidos del corazón. Aunque se llevaron otra sorpresa:

¿Serías vientre de alquiler de tu hermana?

Te puede interesar