Por Monserrat Fuentes
11 octubre, 2018

Anna y Renee McInarnay fueron a una clínica de fertilidad, pero jamás creyeron que ambas se embarazarían. El parto está programado para esta semana y tendrán a sus hijos el mismo día.

La historia de amor entre Anna y Renne comenzó cuando ellas tenían 17 y 18 años y de eso ya han pasado más de 17 años, durante este tiempo han sido muy felices y el amor entre ambas ha crecido junto con ellas. Ahora tienen 34 y 35 años y están listas para ser madres y comenzar un familia juntas.

Lo curioso que las dos quedaron embarazadas al mismo tiempo y darán a luz la misma semana, por lo que sus hijos serán un especie de “mellizos” de diferente madre.

Anna McInarnay / Ginny Sims Photografy

“Nuestro viaje hacia la maternidad comenzó en noviembre. Las leyes de adopción para parejas del mismo sexo son difíciles en Mississippi, por lo que decidimos que la fertilidad sería una mejor opción”, le dijeron a Scary Mommy.

Tras verse imposibilitadas para realizar una adopción, tomaron la decisión de intentar embarazarse mediante una inseminación artificial. Llegaron al Centro de Fertilidad Audubon en Nueva Orleans, sin saber que ese día cambiaría sus vidas para siempre.

“Después de las pruebas iniciales, nos dijeron que los dos podíamos concebir”, aseguraron, pero sabían que para Renee sería mucho más difícil ya que sufre de Síndrome de Ovario Poliquístico.

Anna McInarnay / Ginny Sims Photografy
Anna McInarnay / Ginny Sims Photografy

“Sabíamos que la probabilidad de que ambas concebiéramos era muy baja, especialmente en el primer intento”, explicaron. “Si bien no nos opusimos a estar embarazadas al mismo tiempo, no pensamos en ello como una posibilidad probable”.

Pero el milagro ocurrió y las dos mujeres quedaron encinta al mismo tiempo el año pasado, los dos bebés son mujeres y las madres tendrán el parto con 36 horas de diferencia.

Cuando el centro finalmente llamó para dar la noticia, dijeron, “Anna está embarazada… y también Renee”, cuando supieron las buenas nuevas rompieron en llanto y saltos de alegría, diez semanas después descubrieron que las dos bebés eran niñas. “Desde que fueron concebidas con 15 minutos de diferencia por el mismo donante, llamamos a las niñas mellizas paternas, aunque sabemos que son medias hermanas”, comentaron a Scary Mommy.

Las dos mujeres trabajan a tiempo completo como maestras en una escuela, en un inicio temieron por la reacción de su entorno, pensando que podía ser violenta, pero afortunadamente han sido tratadas con amor por sus cercanos. “Renee y yo hemos manejado este doble embarazo con la misma risa y alegría que nos unieron cuando teníamos 17 y 18 años”, explicó Anna.

Anna McInarnay / Ginny Sims Photografy

Tendrán a sus hijas con dos días de diferencia para que cada una pueda estar en parto de la otra y así apoyarse mutuamente.

Puede interesarte