Por Francesca Cassinelli
15 diciembre, 2016

«No me di cuenta de que sería la última vez que vería esa sonrisa».

Cuando Ben Breedlove nació, el 8 de agosto de 1993, los doctores dijeron a sus padres que debían llevarlo a examinar por un cardiólogo. Shawn y Deanne, preocupados, hicieron caso y los análisis arrojaron un terrible resultado: Ben sufría una cardiomiopatía hipertrófica. El defecto era mortal y tuvo a Ben al borde de la muerte cuatro veces durante su infancia.

A pesar del diagnóstico -y con el cuidado médico- Ben pudo llevar una vida normal y durante su adolescencia incluso se transformó en un reconocido YouTuber. Vivía en Austin, Texas, en Estados Unidos y compartía con su hermana mayor y su hermanito pequeño.

En tres ocasiones tuvo graves problemas cardíacos que detenían su corazón. Cuando “despertaba” contaba a su familia de extrañas visiones de “habitaciones blancas” y de la “sala de espera del cielo”.

“Estábamos ansiosos porque no la podíamos controlar (su enfermedad). No podíamos ayudarlo como hubiésemos querido ayudarle”.

-Shawn Breedlove, el papá de Ben, en CBN-

Unos días antes de Navidad Ben subió un hermoso video a su cuenta de YouTube, en él relataba los problemas de salud que tenía y cómo la ayuda de Dios y de su familia le acompañaba constantemente. Más tarde -y por lamentables razones- ese video tendría millones de visitas.

El 25 de diciembre de 2011 pasó normalmente para la familia Breedlove: en la mañana abrieron sus regalos y en la tarde su casa se transformó en el lugar de encuentro de numerosos familiares que acudieron para disfrutar en familia con ellos.

Mientras arreglaba cosas en la cocina, su mamá Deanne miró por la ventana hacia el patio. Allí estaba su querido hijo, jugando en un trampolín con otros jóvenes.

“Él tenía una enorme sonrisa. No me di cuenta de que sería la última vez que vería esa sonrisa”.

-Deanne Breedlove, mamá de Ben, en CBN-

Esa misma tarde Ben sufrió otro problema cardíaco y a pesar de que alcanzaron a llevarlo al hospital, los médicos no pudieron salvarlo.

Ben murió a los 18 años y a su funeral asistieron más de mil personas. Otras 11 mil de distintas partes del mundo siguieron la despedida por internet.

Durante el funeral Shawn y Deanne recibieron muchos comentarios sobre un video que había hecho Ben, pero que ellos no habían visto.

«Algunos amigos nos preguntaron qué pensábamos de “el video” y no teníamos idea de qué estábamos hablando».

-Deanne Breedlove-

Cuando la familia vio el video –que puedes ver acá– se emocionaron y sintieron un cierre en lo que había sucedido. Para ellos, Ben siempre estuvo conectado con algo superior y, gracias a eso, pudo iluminar las vidas de quienes lo conocieron.

Puede interesarte