Por Josefina Pizarro
13 Junio, 2017

“Parecía que alguien le había echado ácido sobre la cara”. (ADVERTENCIA: Las siguientes imágenes podrían dañar la sensibilidad de algunas personas).

Sienna Duffield acababa de celebrar su cumpleaños nº 2 con su familia, donde todo fue festejo, risas y diversión. Pero, un día después de la fiesta, su madre, Savina French-Bell notó una extraña llaga en el rostro de su hija, pero no le tomó el peso suficiente en ese momento. De hecho, no alcanzó a notar que aquella pequeña herida sería el comienzo de un tiempo terrible para toda su familia.

Tomaría ocho meses antes de que los médicos finalmente se dieran cuenta de lo que estaba detrás de las terribles llagas de Sienna.

Inside Edition

“Parecía que alguien le había echado ácido sobre la cara, se extendió de su boca a sus mejillas, y por encima de sus ojos” contó Savina.

Y eso fue sólo el comienzo de una larga y terrible pesadilla. El terrible salpullido de Sienna no sólo no desapareció, Los médicos no sabían qué hacer y durante ocho largas meses Sienna sufrió.

Inside Edition

La condición de Sienna empeoró, hasta el punto de que su rostro estaba cubierto de dolorosas ampollas que sangraban cuando se le rompían. La madre describe que era como si el rostro de su pequeña estuviera siendo comido vivo.

La ropa de la bebé estaba constantemente ensangrentada y ella tenía dificultad para comer debido al dolor alrededor de la boca.

Inside Edition

Al principio, los médico pensaron de que se trataba de alguna alergia, pero ninguno de los medicamentos que le dieron tuvo efecto. Al final, fueron tan lejos como para hospitalizar a Sienna, ya que la pequeña no podía comer y había que mantenerla nutrida a través de una intravenosa.

Inside Edition

Desesperada por encontrar respuestas, la madre de Sienna empezó a repasar cuidadosamente los acontecimientos que llevaron a su hija al hospital, sólo entonces, ocho meses antes, recordó que un pariente le había dado un beso a Sienna.

Y este pariente resulta que tenía herpes.

Sienna había sido infectada por el tipo de virus del herpes simple tipo 1. Al fin, los médicos le pudieron proporcionar el tratamiento adecuado, Sienna se curó y pudo comer de nuevo.

Inside Edition

La madre hoy quiere advertir a los padres que nadie jamás bese a sus hijos. Puede que no sea visible, pero cualquier persona puede llevar herpes y los niños pequeños pueden ser muy sensibles a ello.

Pero mejor prevenir que lamentar, ¿no?

Te puede interesar