Por Monserrat Fuentes
13 diciembre, 2018

Instaló más de 300.000 coloridas luces en su hogar para hacer tributo a la memoria de su hija que falleció con apenas 21 meses de vida y que habría cumplido su primer año en esta fecha.

La Navidad es una de las épocas favoritas de los niños, ya que durante esta festividad ellos son los protagonistas y los que más disfrutan recibiendo obsequios y quedando asombrados con los hermosos adornos que se desprenden por toda la ciudad.

Se supone que es un momento feliz, pero para muchas familias que han perdido a seres queridos, se transforma en un trago amargo, como lo fue en el caso de un padre de 40 años llamado Brad Henn.

London’s Lights/Facebook

El hombre de la ciudad de Nashville, Estados Unidos, perdió a su hija menor, London, de apenas de 21 meses de vida en un horrible accidente hace 6 años. La pequeña cayó del asiento del copiloto del tractor de Henn y fue aplastada por la enorme rueda del vehículo.

«Traté de romper el camión, pero se sacudió hacia adelante. Sucedió con solo tocar un interruptor”, recordó Brad en una conversación con LadBible.
«Corrí para recoger su cuerpo sin vida, y caminé a casa, mis lágrimas se mezclaron con su sangre. Sabía que estaba muerta»

Ocurrió en septiembre, tres meses antes de cumpliera dos años de vida. Por eso, ahora cada año Brad instala miles de luces navideñas para honrar la memoria y cumpleaños de la pequeña.

London’s Lights/Facebook
London’s Lights/Facebook

El dolor y la culpa que sintió el padre en ese momento lo motivaron a celebrar el segundo cumpleaños de London de una forma especial, instaló cerca de 16 mil luces navideñas el 2012 y desde entonces ese número se ha duplicado con el pasar de los años.

London’s Lights/Facebook
London’s Lights/Facebook
London’s Lights/Facebook

A la fecha acumula más de 300 mil luces que deleitan a vecinos y visitantes, atrayendo a cerca de 50 mil espectadores. El evento se llama «London’s Lights» o Luces de London en español y se centra principalmente en los colores favoritos de la pequeña, rosa y azul.

El evento, además, se hace en beneficio del Hospital de Niños Vanderbilt Monroe Carell Jr., recinto en el que la pequeña London pasó sus últimas horas de vida.

London’s Lights/Facebook
London’s Lights/Facebook
London’s Lights/Facebook

Los visitantes donan dinero y juguete que van en ayuda a los niños enfermos y a personas que necesitan de una mano durante la época festiva.

Para Brad, esta es la mejor forma de recordar a London y también la mejor cura para su propio dolor, «podría deprimirme mucho en Navidad, pero en cambio, estoy haciendo algo en la memoria de London que hace que la gente sea realmente feliz», afirmó el padrea LadBible, añadiendo que ayudar a otros le ha permitido sanar su herida.

Puede interesarte