Por Monserrat Del Pino
28 febrero, 2017

«Confiamos en ellos para que hicieran su trabajo».

Anthony Meyers y Stella Pirko tuvieron a su hija Krystal Rose cuando solo tenía 28 semanas de gestación, en el Hospital Liverpool de Sydney, Australia. La pequeña nació con un problema en donde su vejiga era mucho más grande de lo que debería haber sido, por lo que no había nada que hacer para salvar su vida. Pero como si no hubiera sido suficiente daño, lo que el hospital hizo luego los dejó absolutamente traumatizados.

La pareja estuvo esperando por nueve días para que le hicieran una autopsia y un test genético a su pequeño bebé, para ver si podían dilucidar las razones de su extraña condición. Pero lamentablemente, la espera no fue lo peor.

9News

Luego de 9 días, un equivocación en el hospital hizo que mandaran su cuerpo a una funeraria por error, donde la pequeña Krystal fue cremada sin el consentimiento de sus padres, y sin proveer las respuestas que necesitaban, según informaron a 9News.

«Confiamos en ellos para que hicieran su trabajo, para saber qué le había sucedido a nuestro bebé. No podemos entender cómo esto sucedió».

Desde el hospital afirmaron haber ofrecido sus disculpas y toda la ayuda que la pareja necesitará.

Además, aseguraron que se encuentran realizando una investigación y que contratarían a un técnico para la morgue que trabajara en jornada completa.

¿Crees que la respuesta del hospital fue suficiente?

Puede interesarte