Está destrozada.

Lucy Black y Adam Henry han vivido una de las peores experiencias: han tenido que enterrar a tres hijos en menos de un año. La pareja tiene un hijo de seis años, Finley, y ha querido expandir la familia hace años. Lamentablemente, el destino no ha estado de su parte y Lucy ha tenido dos embarazos tremendamente difíciles y dolorosos.

Lucy Black.

Del primero nació Matilda, que fue prematura y dio sus primeros respiros a las 35 semanas. Murió a los pocos minutos de nacer.

Unos meses después los doctores dijeron a Lucy, de 32 años, que nuevamente estaba embarazada… ¡esta vez de gemelos!

Lucy Black.

La familia esperaba con ansias la llegada de Joshua y Harriet, pero un nuevo inconveniente puso fin a la dulce espera. Lucy sentía dolores abdominales constantes, pero los médicos le dijeron que no se preocupara.

Cuando tenía 21 semanas de embarazo entró nuevamente en labores de parto prematuras. Joshua murió a pocos minutos de poder nacer y su hermana Harriet nació dos días después, vivió unos minutos y falleció.

Lucy Black.

El dolor era insoportable, y todo se agravó cuando Lucy y Adam fueron a inscribir a los pequeños al registro de las autoridades: solo Harriet podía ser inscrita, Joshua “nunca había existido” porque nunca llegó a nacer.

«El término técnico para él es deshecho médico, pero el hospital hizo su propio certificado para él».

-Lucy Black, a The Mirror

Lucy y Adam están devastados, piensan en cómo su árbol familiar fue recortado y cómo sus nietos buscarán los registros y solo sabrán de Matilda y Harriet, olvidando a Joshua.

Lucy Black.

«Tener que pasar por todo esto de nuevo en un tiempo tan corto de tiempo fue horroroso, y ser capaz de registrar a solo uno de tus gemelos y no al otro es duro».

-Lucy Black-

Ahora Lucy y Adam están avanzando en una campaña para cambiar la ley que regula la inscripción de nacimientos y fallecimientos.

Lucy Black.

¡Es absolutamente necesario! ¿Qué opinas tú?

Puede interesarte