Por Monserrat Fuentes
5 octubre, 2018

La bebita no se aguantó las ganas de ir al baño y sacó carcajadas entre los presentes.

Una de las cosas favoritas de los padres, sobre todo de los primerizos es fotografiar a su bebé. Quieren tener recuerdos de todo lo que hace el lactante para no olvidar nada en la posteridad. Las sesiones fotográficas en un estudio son algo así como un “must have” de la paternidad, de hecho apuesto lo que quieras a que tú tienes al menos una foto de bebé tomada en un estudio.

Nieves White/Youtube

Los bebés son adorables en todos los sentidos, pero también nos sacan carcajadas en algunas ocasiones, como le ocurrió a un hermosa beba que le jugó una mala pasada a la fotógrafa durante su primera sesión de fotos.

Nieves White/Youtube

La pequeña (al igual que todos los bebés) no aguantó las ganas de hacer del “número dos”, sorprendiendo a la mujer que la estaba acomodando para las fotos con un repentino chorro de diarrea.

Manchó la manta blanca sobre la que estaba acostada, pero como el estudio se especializa en fotografía para bebés, están preparados con fundas impermeables que no se manchan, así que el popó sorpresivo no fue un problema.

Nieves White/Youtube

El momento se vivió como una anécdota que hizo reír a los presentes y la sesión fotográfica continuó como si nada.

Nieves White/Youtube
Nieves White/Youtube

Mira aquí el video.

Puede interesarte