Por Macarena Faunes
21 junio, 2019

«La forma en que no pude conectarme con ellos fue impresionante», comentó Ali tras referirse a los mellizos que devolvió cuando se enteró que estaba embarazada.

El camino para convertirse en padres suele ser de dulces y agraz. Aunque a algunos no les cueste, hay parejas que por más que lo intentan no pueden concebir un hijo, por lo que buscan una manera alternativa de agrandar su familia. Es aquí cuando la adopción parece ser la gran solución. Pero la vida tiene muchas vueltas y el destino tiene algo completamente distinto para nosotros.

Ali Sanders, en compañía de su esposo Michael, estuvo durante años tratando de quedar embarazada. Cuando los doctores le dieron la noticia de que eran estériles, decidieron poner todos sus esfuerzos en la acoger a un bebé que estuviera buscando una familia que lo acogiera.

Pixabay

Después de la Navidad de 2014, la pareja fue aprobada para traer a adorables mellizos de ocho meses de edad a su hogar. Incluso, uno de ellos se parecía mucho a Michael, tal como informó Ali a Daily Mail.

 «Eran gruesos y calamar, con enormes ojos marrones».

-Ali a Daily Mail-

Pixabay

Todo marchaba de maravilla. Incluso, los abuelos estaba felices con sus nietos. Pero Ali no sentía una conexión especial con ellos. 

«Sentí que estaba jugando, que no era real. Lo que lo empeoró fue que Michael se vinculó con los bebés de inmediato. Ya se sentía como papá».

-Ali a Daily Mail-

Pixabay

A pesar de que Ali intentó sentirse como la madre de ellos, no logró hacerlo. Incluso, sólo quería que los momentos en los que estaba a cargo de ellos terminaran pronto. 

«Mi recuerdo primordial es de estar sentado allí orando para que los gemelos no se despierten, porque cuando lo hicieron, tendría que volver a fingir ser una madre de nuevo».

-Ali a Daily Mail-

Pixabay

Al notar la miseria y el pánico de su esposa, Michael le pidió que fuera a un médico para asegurarse de que su salud estuviera bien. Su sorpresa fue enorme cuando el doctor le pidió una muestra de orina y esta dio positivo. Ali estaba embarazada.

Lucy Ray Photography

Al llegar a casa, la pareja llamó rápidamente a la asistente social a cargo de la adopción de los gemelos para pedirle que no cerrara el proceso, ya que «no creían que podrían mantener a los bebés».

Lucy Ray Photography

Al día siguiente regresaron a una familia de acogidas y esa fue la última vez que los vieron. En el momento del adiós, Ali logró sentir cariño por ellos.

«Fue la última vez que los vi. Lloré y lloré. No había expresado ninguna emoción hasta ese momento, pero cuando me las quitaron de los brazos por última vez, algo dentro de mí se rompió y no creo que alguna vez se arregle de nuevo «.

-Ali a Daily Mail-

Lucy Ray Photography

A pesar de sentir culpa por devolverlos, la mujer afirma que no está arrepentida, ya que su cuerpo se negó a vincularse con niños que no eran genéticamente suyos.

«Creo que fue una cosa física. La forma en que no pude conectarme con los mellizos fue completamente fuera de lugar. Siempre había sido realmente maternal y deseaba desesperadamente a esos bebés».

-Ali a Daily Mail-

Lucy Ray Photography

En la actualidad, Ali y Michael viven con Jacob, su hijo de tres años, y en octubre de este año esperan recibir con ansias a su segundo retoño. Aún así, ambos reconocen que la huellas que les dejaron estos niños jamás se borrará.

El amor de madre nace a primer vista y jamás se puede forzar. Este inquebrantable lazo surge desde el momento en que se sabe que llegará un nuevo ser a nuestra vida. Si no este no surge, es mejor dejar que el destino ponga las cosas en su lugar.

Puede interesarte