Por Camila Cáceres
11 octubre, 2017

“Todavía recuerdo el rostro de Elliot cuando entró a la habitación. Yo fui la que le dije, ‘Darcy está muerto. No tiene latidos’”

Tener a un bebé es un proceso muy largo que comienza mucho antes de su gestación. Una pareja puede decidir que quiere encaminarse en la gran aventura de ser padres muchísimo antes de lograr embarazarse. A veces hay problemas de infertilidad, a veces hay problemas en la vida vida. A veces es una razón más simple y tierna, como en el caso de Brooke y Elliott Campbell, en que hay un hijo que todavía está muy pequeño para ser hermano mayor.

Eventualmente los niños crecen y Brooke y su esposo decidieron que por fin era el momento.

Dos años les pareció una diferencia razonable y Noah, su pequeño hijo, apenas entiende lo que es un bebé, pero estaba muy feliz con la idea de tener un niño con quien jugar.

Brooke Campbell

¿Con qué palabras le explicas a un niño de dos años que su hermano murió antes de nacer?

Todo comenzó con una trágica hemorragia el 28 de agosto, causada por un desprendimiento prematuro de placenta. Brooke perdió 1.7 litros de sangre (el cuerpo humano tiene entre 4.5 y 5.5 en total).

“Cuando vi el ultrasonido, vi el cuerpo de Darcy sin vida, dentro de mí. No hay palabras para explicar la imagen. Es algo devastador y vivido que jamás podré olvidar.

Era demasiado tarde para hacer algo. Ya estaba muerto.

Estaba en shock y no quería creerlo. Pero mientras esperábamos a la ambulancia en casa, con la cantidad de sangre que estaba perdiendo— no podía sentirlo. Sabía que algo estaba muy mal”.

El cuerpo de Darcy salió al mundo pesando 3.3 kilogramos y midiendo 53 centímetros.

“Igual que su hermano. Darcy se veía saludable y hermoso, excepto que no lloraba. Parecía estar dormido. Mi corazón se hizo pedazos, todo lo que quería era escucharlo dar su primer respiro”.

Brooke Campbell

En un impulso le pidió a las enfermeras que la dejaran sostenerlo y tomaran una foto. Quería tener algo que durara para siempre y que no fuese ese terrible ultrasonido su único recuerdo de Darcy.

Brooke Campbell

Elliott se tomó las noticias aún peor que ella.

“Todavía recuerdo el rostro de Elliot cuando entró a la habitación. Yo fui la que le dije, ‘Darcy está muerto. No tiene latidos’. El contestó, ‘no, estás equivocada. ¿Cómo puedes pasar algo así?’ Después cayó al suelo, llorando histérico. Se lo tomó fatal. Tres enfermeras tuvieron que ayudarlo a levantarse”.

Brooke Campbell

Cuando su esposo la vio sosteniendo a su hijo muerto, ambos lloraron. 

Brooke Campbell

“Noah era muy suave con él, pero también estaba muy confundido porque el bebé no se movía.

Es demasiado pequeño para entender lo que pasa, pero le daba muchos besos a Darcy cuando lo conoció en el hospital”.

En total tuvieron solo dos días para crear memorias con su hijo.

Brooke se recuperó fisicamente, pero emocionalmente es una huella que jamás podrá borrarse. La pareja quedó impactada cuando descubrieron, buscando apoyo en línea, la cantidad de personas que piensan que deben superarlo rápidamente, porque es un hijo que “no nació”, o que se sienten avergonzadas de hablar sobre su experiencia.

“No tienen que hacerse los fuertes. Busca la ayuda que necesitas. Háblale a tus amigos y a tu familia sobre tu perdida. Encerrarlo dentro de ti sólo lo empeora”.

Brooke Campbell

Brooke Campbell

“Estamos tratando de pensar positivo. Queremos tener más bebés y sé que Darcy querría que seamos felices”.

Brooke Campbell

Perder a un bebé es una experiencia imposible de imaginar y mi corazón está con todos los padres que comparten ese dolor.

Te puede interesar