Por Ghalia Naim
14 diciembre, 2016

“No hay nada que lamentar, ¿no puedo imaginar por lo que ella estaba pasando y ahora está aquí con nosotros”.

El amor no tiene fronteras ni barreras, así que cuando se siente no hay nada que pueda detenerlo. Cuando tienes un enamoramiento a primera vista, sabes que debes estar con esa persona para siempre y no necesariamente estoy hablando de parejas, sino de hijos. Chris y Eryn Austin tenían dos hijos pequeños, pero durante un viaje a China todo cambió. Conocieron a Primrose, una niña ciega y con algunos problemas cognitivos.

Esta es la pequeña Prim.

Facebook

Se les hizo difícil adoptar a la pequeña.

Tuvieron que cruzar el mundo entero para lograr que todo resultara y finalmente, después de un tiempo, logró llegar a su nuevo hogar en los Estados Unidos. Sus hermanitos la recibieron con todo el cariño y poco a poco se adaptó al ritmo de su nueva vida. Desde ese entonces los Austin están completos como familia.

Facebook

La familia reunida.

Facebook

Ahora están completos.

Facebook

Eryn dice que las personas no se explican por qué adoptó a Primrose. Su cuidado es muy exigente y requiere demasiada atención debido a su condición, pero ella solo explica que sintió “amor”.

“No hay nada que lamentar, ¿no puedo imaginar por lo que ella estaba pasando y ahora está aquí con nosotros”.

Facebook

Esta hermosa niña tuvo la suerte de encontrarse con sus padres aunque no fueran los biológicos. Después de todo, el amor es lo más importante.

¿Qué piensas de la adopción?

Puede interesarte