Por Daniela Morano
27 abril, 2018

Unos minutos bastaron para que se convirtiera en una trampa mortal de la que pocos saben.

Uno pensaría que si alguien se da el tiempo de diseñar objetos, asientos, juguetes para bebé, estos serían seguros para los pequeños. Especialmente los asientos que van en el coche. Sin embargo esta madre de origen escocés, llamada Kirsti Clarke, asegura que no es ese el caso pues estas sillas podrían terminar siendo mortales para su hijo.

Ella y su esposo Christopher Clark tienen un bebé, Harper, de sólo 3 semanas y siempre que la llevan en coche se detienen para sacarla y permitirle respirar afuera un rato.

Mercury Press
Mercury Press

De todas maneras, un viaje un poco más largo de lo normal durante la hora punta no era algo que les preocupara, pero cuando notaron que sus labios de ponían azules y su mandíbula estaba contraída y salía espuma de su boca y su nariz, tuvieron que moverse rápido.

Tomaron a Harper y corrieron al hospital donde afortunadamente los médicos pudieron resucitar a la niña.

Mercury Press

Les advirtieron entonces que era peligroso tener  a un bebé en estas sillas durante más de una hora porque esta les corta el oxígeno debido a su tamaño.

Y Kirsti está decidida en hacerle saber a todos los padres y futuros padres el riesgo que corren por culpa de algo que debería ser seguro.

Mercury Press

“Fue tan aterrador. Mi esposo la tomaba y le daba palmaditas en la espalda y yo intentaba abrir su boda para asegurarme que tragara pero sus dientes estaban muy apretados. No eran convulsiones normales, doblaba su espalda hacia atrás y su cabeza también,” le dijo a Daily Record.

Si bien Harper estaba sana y las sillas siguen siendo seguras según los médicos, nunca es seguro dejar a un bebé en ellas durante más de 1 hora y mucho menos 2 horas.

Mercury Press

Sin embargo muchos no tenían idea de esto, y la idea de Kirsti es contar esto lo más posible para que la gente tenga conciencia de los riesgos.

Puede interesarte