En 2014, fue expulsado de la universidad por sus bajas calificaciones. Hace poco, un sobre llegó a sus padres y leyeron en voz alta las “instrucciones”.

Convencidos de que posarían para un proyecto fotográfico de su hijo Hanss Mujica, esta familia se puso sus mejores trajes para sorprender en las imágenes. No sabían, sin embargo, que sólo era un plan para disfrazar una verdadera celebración a la que habían sido invitados.

Resulta que en 2014, el segundo hijo del matrimonio fue expulsado de la universidad por sus bajas calificaciones, situación que causó una profunda decepción en la familia y que probablemente jamás sería remediada.

“Cuando mis padres descubrieron que me habían expulsado, sus caras me rompieron el corazón. Estaban llenas de frustración y tristeza. La última vez que vi esas caras fue cuando se enteraron de que mi hermano mayor había muerto en un accidente automovilístico” escribió el joven en su cuenta de Facebook intentando contextualizar la sorpresa que se venía.

Facebook @Hanss Mujica

Claramente al notar la decepción, el chico quiso cambiar el curso de las cosas, y sin pedir ningún tipo de ayuda, buscó un trabajo que le permitiera pagarse nuevos estudios donde entregaría lo mejor de sí. De esta forma, cambió su trabajo en un banco local y consiguió trabajar en la construcción, un empleo que le dio más dinero.

Tras 4 años de trabajar y estudiar en secreto, el joven invitó a sus padres -que ya estaban prácticamente resignados a que Hans jamás se graduaría- a posar para un proyecto fotográfico personal, según les comentó. Para ello, tendrían que usar vestimenta formal.

Facebook @Hanss Mujica

Extrañados pero dispuestos a ayudarlo, la familia accedió y se llevó la sorpresa de sus vidas al comenzar a leer en voz alta “las instrucciones” que había dejado Hans para el proyecto, que además, “debía ser grabado”.

Les quiero dar las gracias por todo lo que han hecho por mí… siempre me han apoyado en las decisiones que he tomado, ahora de grande veo todos los sacrificios que han hecho para que nosotros tuviéramos todo para ser felices. Recuerdo cuando nos decían que cuando fuéramos grandes íbamos a entender, y es verdad, ahora de grande entiendo por qué tantos enojos” leyó emocionado, entre sollozos, el padre mientras por detrás de su familia se podía ver al propio Hans con una toga y un birrete, listo para graduarse.

Facebook @Hanss Mujica

Al finalizar la carta, los papás recibieron un sobre con invitaciones a una graduación, y recién en ese momento se dan cuenta de que están asistiendo a la ceremonia de su propio hijo, que, en cuanto se voltean y lo ven, no pueden dejar de abrazarlo y felicitarlo.

“Por ustedes empecé, por ustedes acabé” se puede escuchar al término del video que fue publicado en el Facebook del chico y que ya acumula más de 36 mil likes y 4 millones de reproducciones.

Puede interesarte