¿Cómo son capaces de eso?

El 2011 fue un año difícil para la ciudad de Munkatch en Ucrania. Un feroz incendio en una gran avenida dejaron calles y edificios prácticamente en el suelo; en ese instante las autoridades locales pensaban que no habían heridos producto del siniestro; pero lamentablemente no sabían la verdad que escondía una familia de la zona…

PresHranice

Alrededor de un año después del incendio, las autoridades del servicio social de la ciudad recibieron un llamado que jamás esperaron: uno de los vecinos que vivían cerca del incendio, le avisó que un niño de unos 7 años, necesitaba la ayuda de un doctor lo antes posible; su familia no le daba la atención que necesitaba.

Cuando la policía llegó al lugar, jamás imaginaron lo que vieron: un pequeño con quemaduras por todo su cuerpo. Por el estado de sus heridas, se podía inferir que tenían bastante tiempo, y que solo habían sido envueltas en paños sucios…

PresHranice

Según la investigación de las autoridades, el pequeño Ihor Lakatosh había resultado herido en el incendio un año antes: tenía el 30% de su cuerpo quemado y sus padres solo cubrieron las heridas con paños: estuvo casi un año en la misma posición, así que su columna se había deformado, y su brazo derecho también.

El hecho de que este niño estuviera vivo, era un milagro.

Asustados de enfrentar a la justicia que los condenaría por el indigno trato y maltrato a su hijo, los padres huyeron y abandonaron a su hijo. Ihor se alegró de saber que estaba a salvo con el equipo médico que estaba ayudándole a sanar todas sus heridas.

PresHranice

Bogdan Kikina, encargado del orfanato local donde el pequeño llegó a vivir después de sanar gran parte de sus heridas, solicitó ayuda internacional para ayudar a sanar completamente al pequeño Ihor.

PresHranice

Así fue como recibió la ayuda del hospital infantil Shriners de Boston. Allí recibió tratamientos y cuidado que le permitieron recuperarse y volver a ser un niño saludable. Durante 3 años tuvo que someterse a 20 cirugías: a pesar del dolor Ihor luchaba por mejorar.

PresHranice

Ahora Ihor tiene 11 años, y viaja alrededor del mundo contando su experiencia. Aprendió inglés muy bien y es un niño feliz: ¡Fue un chico muy valiente!

PresHranice

Su resiliencia y tenacidad deben ser una inspiración para todos nosotros.

Puede interesarte