Por Constanza Suárez
18 octubre, 2018

Maria está contenta con sus tres maravillosos hijos, pero su cuerpo sufre las consecuencias. “Todavía tengo una panza de aspecto extraño, y me sorprende un poco que no se haya vuelto más pequeña desde mi última foto hace tres semanas”, cuenta.

¿Recuerdan a Maria? Una mujer de 36 años embarazada de trillizos que nos sorprendió con su colosal panza. La chica noruega compartió en su cuenta de Instagram su proceso, mostrando cómo su barriga crecía sin control con el paso de los meses.

Este video que compartió a sus 34 semanas impactó al mundo:

El tiempo pasó y los trillizos acaban de cumplir un mes de vida. Denle la bienvenida a Iben, Agnes y Filip. Desde que nacieron, María ha compartido bellas fotografías de sus hijos, llenando de alegría su cuenta de Instagram. Al menos da un poco de tranquilidad luego de haber visto su panza. Esos tres niños son fantásticos.

Instagram/triplets_of_copenhagen/

Pero Maria también quiso mostrar el lado más desagradable de este proceso. Porque a pesar de que sus hijos son hermosos y junto a su esposo, están felices con su llegada, la experiencia post parto no es perfecta. Y quiso compartir su experiencia de la vida real.

Cuatro días después de dar a luz escribió sobre sus primeras sensaciones y pensamientos. Contó que ha sido “un buen viaje para el cuerpo” y que los dos primeros días apenas pudo levantarse, por el “extremo” dolor que le causaba la herida de la cesárea. “Pero las enfermeras me hicieron caminar un poco de todos modos. Si no lo hiciera, se pondría aún peor, me dijeron”, añadió.

Fueron días complicados, porque durante tres de ellos, sus entrañas se retorcían constantemente y giraban “como serpientes”, causándole mucho dolor. Eso no es todo: su leche comenzó a salir, provocando una ingurgitación mamaria “enorme y muy dolorosa”.

Instagram/triplets_of_copenhagen/

Luego compartió un momento agradable: por fin pudo ponerse ropa común y corriente y sacarse la molesta bata. ¡Eso sí que se sintió bien!

Una semana después, Maria esperaba que su útero se encogiera: “Ahora tengo una panza colgando muy rara, que todavía es bastante pesada. Mi útero no se ha encogido todavía. Porque mi vientre estaba tan estirado que toma más tiempo de lo normal”, compartió.

Agregó que era bastante molesto y que la flacidez hacía que la cicatriz de la cesárea doliera aún más. “¡Estoy impaciente por recuperar mi cuerpo!”, escribió en su post de Instagram.

Instagram/triplets_of_copenhagen/

Actualmente, han pasado cuatro semanas de post parto para María. Su útero tardará de seis a ocho semanas en volver a su tamaño normal después del embarazo, pero dado que ella dio a luz a trillizos, el proceso podría ser considerablemente más largo.

Hace cinco días, los trillizos cumplieron cuatro semanas y Maria está un poco decepcionada y confesó: “Todavía tengo una panza de aspecto extraño, y me sorprende un poco que no se haya vuelto más pequeña desde mi última foto hace tres semanas. Algo decepcionante, debo admitir, y no estoy muy feliz de compartir esta foto”.

Instagram/triplets_of_copenhagen/

A pesar de aquello, hay buenas noticias: la cicatriz ya no le duele y en los últimos días se ha sentido cómo ella de nuevo.

Frecuentemente, el embarazo y convertirse en madre se idealiza a un punto que roza con la fantasía. Las mujeres que pasan por esto no están felices todo el tiempo, ni tampoco tiene que ser lo mejor que les ha pasado. Es un proceso difícil, doloroso y complicado. ¡Gracias Maria por ayudar a destruir estereotipos innecesarios!

Instagram/triplets_of_copenhagen/

Puede interesarte