Por Javiera Irarrázaval
5 octubre, 2017

Su muerte fue abrupta.

Que un hijo muera de manera repentina, debe ser uno de los dolores más grandes para una madre. Una joven madre de Somerset en Inglaterra, está devastada después que su pequeño hijo de 3 años dejara de existir abruptamente; esto ocurrió después que el pequeño se rascara una costra que tenía en su piel, después de contraer varicela. 

Tal como explica el medio británico Mirror, Bryan-Andrew Lock tenía 3 años amaneció muerto en agosto de 2016. La noche antes, le había dicho a su madre que la amaba mucho. Todos pensaban, que se trataba de muerte súbita, pero su autopsia reveló otra cosa. 

Mercury Press

Bryan tenía varicela. Estas pequeñas ronchas producen escozor después que se forman costras en la piel. Nadie se dio cuenta que al rascarse había producido una infección por estreptococo A, lo que hizo que el pequeñito tuviera septicemia; eso le quitó la vida.

Mercury Press

Tal como explica la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU., una septicemia o sepsis, es “una enfermedad en la cual el cuerpo tiene una respuesta grave e inflamatoria a bacterias u otros microorganismos”.

Jazmine Shortland (23), la madre de Ryan, está alentando a otros padres, para que sean cautelosos con sus pequeños hijos, especialmente cuando contraen varicela. Ella declaró que no sabía que, los niños podían tener una sepsis por varicela. Rascar las costras podría traer graves consecuencias e infecciones. 

 

Te puede interesar