Por Teresa Donoso
16 febrero, 2017

“¿Te puedo reventar ese granito?”

A la hora de estar en pareja existen muchas formas diferentes de relacionarse. Algunos son más recatados, otros son más apasionados y no tienen problemas con besarse en público. Otros jamás hablarían de lo que hacen en el baño mientras que algunos no tienen problemas en reventarse los granos. Es como dicen por ahí: “hay de todo en la viña del Señor” y en vez de espantarnos deberíamos alegrarnos de que exista tanta diversidad en el mundo porque, de no ser así, muchos no encontraríamos alguien que fuera igual de raro que nosotros.

Nota: por supuesto que no todas las parejas son así y está bien que a algunos les parezca inaceptable ser tan abiertos (y asquerosos) con su amad@, pero eso no significa que no podamos aceptar que existen parejas muy asquerosas y tiernas en el mundo.

1. Sueles contarle a a tu pareja lo que hiciste en el baño

Macarena Salinas / UPSOCL

O al menos le preguntas si es que acaso él/ella ya fue. Te importa que tenga un intestino sano.


2. No te da miedo eructar ni tirarte pedos (y por suerte a tu pareja tampoco le importa mucho)

Macarena Salinas / UPSOCL

3. Si tu amad@ tiene comida en el rostro no te importa lamerla

Macarena Salinas / UPSOCL

4. Siempre se te olvida cerrar la puerta del baño con pestillo

Macarena Salinas / UPSOCL

Pero es porque en el fondo no te importa que entre al baño.


5. Y eres de los que siempre quiere entrar al baño cuando la otra persona esta allí

Macarena Salinas / UPSOCL

Es inevitable.


6. Amas quitarle los puntos negros o las espinillas

Macarena Salinas / UPSOCL

7. Y no tienen problemas en comentar sobre alguna nueva aparición

Macarena Salinas / UPSOCL

Es tu pasatiempo.


8. Pero a veces se te olvida dónde estás y lo haces en público y entonces discuten un poco

Macarena Salinas / UPSOCL

“Lo siento”.


9. Siempre le dices si es que tienen un moco en la nariz y hasta te ofreces para quitárselo con un trozo de papel higiénico

Macarena Salinas / UPSOCL

10. Y si pudieras, hasta le limpiarías los oídos con un cotonito

Macarena Salinas / UPSOCL

11. Cuando no sabes si hueles mal o no le pides su opinión

Macarena Salinas / UPSOCL

Y eso en general incluye pedirle que huela directamente desde la fuente.


12. Y por todo esto, eres la mejor a la hora de cuidarlos cuanto tienen gripe: ni los vómitos ni la fiebre te asustan

Macarena Salinas / UPSOCL

Aunque todo sea muy asqueroso, al menos tienes una relación muy honesta. Eso siempre se agradece.

Puede interesarte