Por Fernanda Saide
9 marzo, 2017

Jálame el dedo…

Todas las que hemos tenido que crecer con un hermano hombre, mayor, y muy bruto, hemos tenido que desarrollar una especie de autodefensa para no morir en el intento. Han sido duros, esos años de infancia en que él no te dejaba en paz y te hacía llorar sin piedad alguna. Desahogaba todos sus gases en tu cara o te utilizaba de conejillo de indias en sus trucos nuevos.

Y estos 15 nefastos casos te harán recordar que tu hermano hoy, te debe ciertas explicaciones

1. Te tiraba del cabello


2. Cuando te usaba como conejillo de indias

Ta obligaba a ponerte bajo su alfombra con pistas de autos de carreras como diseño, para tener obstáculos y jugar toda una tarde, o te pedía que te pusieras una manzana en la cabeza a ver si le atinaba con la pelota de fútbol…


3. Hacía que jugaras a cualquier juego de hombres


4. Tenías que ver partidos de fútbol o programas de lucha, mientras te perdías tu serie favorita


5. Tus barbies, muñecas y derivados se extraviaban de un día para otro


6. Y luego las encontrabas en lugares donde jamás los dejaste… y arruinadas por completo


7. Tenías que actuar como su asistente personal

Twitter

8. Te hacía llorar y luego actuaba de inocente frente a tus padres


9. Cuando secretamente amabas a uno de sus amigos, tu hermano te dejaba en ridículo cuando él venía a casa

Muchas veces ni te avisaba y te encontraban en tu pijama de ositos…


10. Y luego te enterabas de que tus amigas estaban enamoradas de tu hermano… qué asco


11. Eras víctima de esa espera ETERNA mientras tu hermano ocupaba su prolongado turno jugando videojuegos


12. Luego le suplicabas que te dejara jugar el videojuego que tú realmente querías


13. Se tiraba todo tipo de gases directamente en tu rostro


14. O utilizaba el clásico “jálame el dedo”…


15. No podías comer luego lo que dejabas al almuerzo


…o cualquier cosa que guardabas en la nevera…

Yo la verdad, en su momento llegaba a soñar con muchos clones de mi hermano que me molestaban, y era la peor pesadilla. Pero hoy que ya es adulto y deja el hogar, me hace más falta que nunca.

En el pasado fue duro, pero la verdad es que no hubiera sido tan intenso y entretenido si no hubiera sido por su presencia.

¿Tienes uno de éstos en tu vida?

Puede interesarte