Por Ghalia Naim
24 julio, 2017

Si creías tener problemas de indecisión, esto te hará sentir mejor…

Apodar a un bebé seguro es una de las cosas más difíciles del mundo, y por eso los padres pasan tanto tiempo buscando el nombre perfecto. No se trata de minutos, sino de nueve meses disponibles para que se elija uno que suene bien y aún así, hay quienes lo deciden a última hora… justo como esta chica.

Le cambió el nombre a su hija tres veces porque, según ella, ninguno le gustaba tanto.

La bloguera australiana Sophie Cachia hizo una lista con sus favoritos para su segundo hijo y al enterarse de que sería niña, no lo pensó dos veces y se decidió por Betty Margaret, en honor a sus dos abuelas. El problema es que, al nacer la niña, sintió que se había equivocado de apodo y culpó a las hormonas por el hecho.

2 x toofy pegs for my beautiful girl. Pop them bottles Matching @frankiejonesthelabel

A post shared by Sophie Cachia (@sophiecachia_) on

Sophie volvió a nombrar a su pequeña, pero ahora como Florence Margaret.

Justo cuando creía que ya había elegido el definitivo, recordó que siempre había amado Audrey, así que le rogó a su novio que hicieran un último cambio a Audrey Margaret…

Como sea, en menos 48 horas volvió a arrepentirse y, para términos comunes, la niña legalmente quedó como Florence Margaret.

FAMILY SUNDAY

A post shared by Sophie Cachia (@sophiecachia_) on

Sólo espero que cuando crezca le guste su nombre, ¿se imaginan que se lo vuelva a cambiar?

Puede interesarte