Y millones de mujeres se lo agradecemos.

Abigail Gray Swartz es el nombre de la artista que envió un dibujo al New Yorker y logró lo impensado… estar en la portada. Cuando le informaron la noticia, no paraba de llorar. Su obra tiene un significado muy importante para ella y para todas las mujeres del mundo… y por eso mismo fue escogido.

La edición de la revista saldrá el 6 de febrero, pero ya pudimos echar un vistazo a la portada y conocer el dibujo que rinde tributo a las más de 3 millones de mujeres que protestan contra Donald Trump en las Marchas de las Mujeres alrededor del mundo.

Una mujer afroamericana con un gorro rosa doblando su brazo al puro estilo de “Rosie the Riveter” (el ícono cultural de las mujeres que trabajaban en fábricas durante la Segunda Guerra Mundial).

Y justamente eso es: el ícono cultural de las mujeres de estos tiempos.

El dibujo de Abigail simboliza una nueva imagen del feminismo: su gorro es el conocido Pussy Hat, que ha pintado las protestas de rosado representando el rechazo a las declaraciones del presidente de Estados Unidos.

Reuters- Shannon Stapleton

Y es una mujer de color, para así representar la diversidad y rechazar nuevamente a Trump y a la segregación que promueve.

Broadly

“Las mujeres de color pueden con esto”.

Que evoque a Rosie tampoco es una coincidencia.

Las mujeres hoy tejen estos gorros de lana, mientras que hace unos años tejían para los soldados y llenaban las fábricas mientras los hombres iban a la guerra. Es un símbolo del movimiento y del importante papel de las mujeres.

Hoy en día Abigail tiene casi 5 mil seguidores en instagram, que cada día le agradecen por representarlas y representarlos.

¡Abigail, te amamos!

Puede interesarte