Por Fernanda Saide
8 febrero, 2017

‘Yo, Walt Harris, no me estoy tomando mi vida tan seriamente’, incluso en su más difícil momento.

Es difícil aceptar la partida de un ser querido, y es muy doloroso verlo pasar por una difícil enfermedad como el cáncer. Pero Walter Harris, un hombre de Pittsburgh, Pensilvania, quiso hacer de las suyas y jugar una graciosa e inesperada broma a su familia, incluso cuando ya había fallecido.

Al abrir el periódico local para leer su obituario, los parientes en vez de llorar, no pudieron evitar reír, por al menos un instante. El insólito contenido que éste tenía, los dejó atónitos.

“La ubicación de su muerte no es asunto tuyo”, decía una de las partes del anuncio que fue publicado en el Pittsburgh Post-Gazette.

CBS Pittsburgh

Todo se trató de un secreto plan del mismo fallecido junto a su amigo Steve Barcley y otro implicado más. De esta forma, el mensaje de humor fue entregado a prácticamente todo el mundo, y Harris pudo celebrar y reírse de la vida por última vez, incluso cuando ya no estaba en ella.

CBS Pittsburgh

“Había llegado a creer que la gente, al menos en los Estados Unidos, se estaban tomando a sí mismos y sus vidas demasiado en serio.

No debía ser una lección objetiva para nadie, no creo. Quería decir ‘Yo, Walt Harris, no me estoy tomando mi vida tan seriamente’, incluso en su más difícil momento.

-Steve Barcley, CBS Pittsburgh-

Entre las líneas que contenía la publicación, estaban éstas:

“Walt nació en el asiento trasero de un autobús Greyhound rodando por la carretera 41.

Su personalidad infecciosa dejó a toda una ciudad en cuarentena

-Pittsburgh Post-Gazette-

Cuando el hermano de Walt, Cliff Harris leyó el obituario desde su casa en Florida, se sorprendió inmensamente, pero a la vez sintió en cada letra la personalidad de Harry.

“Oh, ese es él. Ése era su ingenio, su humor, cómo se trataba a sí mismo. Era fantástico, puso una gran sonrisa en mi rostro en un momento muy difícil.

Era un tipo preocupado, que hacía las cosas a su manera, como él quería hacerlas, y lo disfrutaba.

Sería un error si no dijera qué padre tan maravilloso era y cuánto amaba a su familia“.

-Cliff Harris, CBS Pittsburgh-

Walter incluso trató de usar una foto de Brad Pitt en lugar de la suya, pero el periódico no lo permitió.

El fallecido hombre no pidió ningún entierro, ninguna visita, ningún monumento o cementerio, pero sí será recordado por todos sus conocidos -y por el mundo entero- como un tipo excepcional, con un sentido del humor que sobrepasaba toda lógica y que gozó hasta el último minuto de la vida.

Mira la historia completa aquí:

¿Tú qué piensas del obituario?

Puede interesarte