Por Raúl Cobo
23 noviembre, 2016

O dicho de otra manera: esto es lo malo que pasa cuando bebes mucho y no recuerdas nada.

El sexo casual o de solo una noche, como le dicen algunas, puede resultar bastante incómodo si es que no tomas las precauciones necesaria. No, no me refiero al cuidado que se debe, que a estas alturas debería ser algo obvio, sino que estoy hablando de esas situaciones que tantos hombres como mujeres deben vivir a la mañana siguiente. Por ejemplo…

1. Salir a la calle y toparte con algún pariente

Y tú ahí, con la misma ropa de ayer diciendo que estabas en la casa de una amiga, estudiando probablemente.


2. Que se trate del conocido de una amiga, un amigo, o incluso de un ex.

«Oye, espera me acabo de acordar que yo era compañero de universidad de tu novio, perdón, ex novio. ¡Que chico es el mundo! ¿Sabes?, lo voy a llamar, será divertido contárselo».


3. Despertarse y darse cuenta que no vive solo

No, resulta que el vive con su familia, quienes te esperan amablemente para desayunar todos juntos.


4. Que te acompañé hasta tu casa

Sí, puede ser muy caballero, pero… ¡fue solo una noche!


5. No recordar su nombre

Nos vemos luego ¿Antonio?, ¿Carlos?, ¿Enrique?… Ayyy que rabia, ¡todos los nombres de hombres son iguales!


6. Tener que volver a llamarlo porque olvidaste algo en su casa

Ehhhhhh…. soy yo, ¿te acuerdas? Creo que me quedó la cartera. Eso… pero puedes dejármela con el conserje si quieres.


7. Que te prepare el desayuno

Y que después quiera seguir conversando. ¡Basta! Esas cosas solo pasan en las películas. Lo nuestro fue sexo y nada más.


8. Tener que despertarlo para pedirle la clave del wifi

«Disculpa, pero es que estaba consiguiéndome un Uber y me quedé sin Internet»


9. Recordarlo como si fuera Ryan Gosling y darse cuenta que se parecía más a Steve Buscemi.

Espera, ¿tú eras el mismo chico que me sacó a bailar en la discoteca?


10. Tener que pedirle dinero para devolverte a casa

Sí, y seguro que se lo devolverás la próxima vez que se vean, claro, siempre y cuando eso ocurra.


11. Que te llame al día siguiente

O peor, que te deje un mensaje en Whatsapp diciendo que lo pasó muy bien esa noche y que sería bueno repetirlo.


12. Verlo desnudo al día siguiente

No hay nada de malo en eso, pero siempre debes recordar que hay hombres que hacen todo, absolutamente todo, estando desnudo, incluso cocinar. Seguro no te gustaría que lo primero que veas al despertar sea el cuerpo desnudo de un completo desconocido.

Y tú, ¿qué otras situaciones incómodas has vivido?

Puede interesarte