Por Raúl Cobo
25 noviembre, 2016

Pero las reacciones desagradables no tardaron…

Fue hace dos días cuando simplemente me desperté con ganas de usar cartera y así lo hice; tomé prestada una y el resultado fue esplendoroso. ¡Sí! No les miento cuando les digo que fue una de las sensaciones más cómodas que he tenido. Y lo más importante es que jamás, pero jamás, sentí mi masculinidad a prueba.

52e299c3-faf9-416e-a153-30f02de9c8cc

La verdad es que ya llevaba un tiempo intentado usar cartera. Cada cierto tiempo se la pedía prestada a mi novia para guardar allí mis llaves, mi billetera, mis anteojos, papeles, boletas, libros, etc, etc, etc. «¿Por qué no te compras una cangurera?», me preguntó ella. Y bueno, no lo hago por la misma razón que no uso Crocs: son horribles y punto final.

Tampoco soy de usar mochilas; éstas son demasiado grandes y además me hacen perder la seriedad propia de un adulto. ¿Bolsos? Esos son para hacer deporte. Entonces pensé, ¿y si uso cartera?, ¿qué malo podría pasar?

a36d2d6c-6796-449e-8a45-7062b9b873bf

Y ahí estoy yo, a las afueras de mi oficina luciendo orgulloso mi cartera, en la que había logrado guardar mi billetera, mi teléfono, un par de remedios, unos lentes de sol, y sobre todo muchos papeles de trámites que no había realizado hace mucho, ya que tenía miedo de que se me cayeran del bolsillo.

81f0a79e-d703-4baa-8c64-ae14a8bc76a2

Para mis compañeros de trabajo fue algo incómodo verme con cartera pero con el tiempo me imagino que se acostumbraron. Era raro, es cierto, pero no por el hecho de que un hombre usara cartera, sino por el hecho de que un hombre, «que nunca antes se había preocupado de su aspecto», la usara.

cf3ec9a3-86a7-485d-a0e2-9a507584cfd5

A la gente desconocida que pasaba alrededor mío no le agradaba mucho verme con cartera, en especial a los hombres, que me miraban con algo de desprecio y temor, tal como muchos hombres miran a todo lo que sea nuevo y ponga en riesgo su cada vez mas disminuida masculinidad. Sin embargo, el juicio de las demás personas no fue impedimento para que pudiera entrar al banco y hacer mis trámites.

841f27d7-13e4-433d-9fe9-47f8b80c62e7

Por primera vez en mi vida adulta, tenía todo al alcance de la mano, sin la necesidad de estar tocándome permanentemente los bolsillos para ver si se me había extraviado algo. Incluso pude sacar un lápiz de mi cartera, de esos que suelen desaparecer del fondo de una mochila o bolso.

0fe57904-11d8-425f-8d2f-b840f2acd7c5

Me sentía realmente cómodo, y más liviano que de costumbre. Claramente, es más sencillo cargar con una cartera en tener que tener que llevar una maleta todo el día, y a la larga, son las mismas cosas que debes llevar, a menos que tengas que llevar un computador, que no es mi caso.

8cd5a0d2-5bdb-4518-82b7-31dc6df401a3

De verdad me pregunto, ¿quién hizo que las carteras solo fueran para mujeres? En un mundo perfecto, los hombres bien podrían usar carteras y no ser discriminados por eso. Hasta el momento, el único que lo había intentado era Joey Tribianni…

friends_513_joeys_unisex_bag

Y bueno, Alan de «¿Qué pasó ayer?»

aaa

Insisto, ¿qué nos impide a los hombres usar carteras? Quizás los prejuicios sean nuestra única barrera, pero más allá de eso, no veo ningún impedimento para sentirme cómodo y liviano mientras camino por la calle.

c1c3f40e-a184-442c-bc13-0611e513a6a6

Intenten hacerlo ustedes también: vayan y pidan prestada una cartera y salgan a trabajar con ésta. Van a recibir las burlas, eso es seguro, pero serás tú quien reirás cuando los veas demorándose hasta media hora por sacar un par de monedas.

ba28b9d4-2ee9-46af-8e98-a47a8da9d46d

Se lo digo ahora, en pleno año 2016: de aquí a 10 años más, los hombres con cartera serán una tendencia mundial. Acuérdense de mi.

Puede interesarte