Por Gillian Armstrong
18 abril, 2017

¿Sospechas quién será?

Las maratones son una fuente potencial de muchas risas (además de historias de satisfacción y superación personal, claro). Los diferentes atuendos que estrenan los corredores van desde lo más clásico hasta el disfraz más extravagante, y parece que llamar la atención por el look es una competencia aparte de la carrera -independiente de lo incómodo que puede resultar correr con algo más (o menos) que zapatillas, shorts y camiseta.

Pero para Glen Raines no fue problema. Este hombre se llevó todos los flashes de las cámaras por osar a correr casi desnudo por toda la ciudad. No le hacía falta nada más que un taparrabos de color canela y un collar de hueso. A sus 50 años llegó a la meta de la Maratón de Boston en tres horas y 40 minutos.

No debe hacer sido nada fácil correr 42 kilómetros sin zapatillas. De hecho, los medios ya lo apodaron como “El hombre descalzo de las cavernas”.

Boston Globe / Getty Images

Y no es su primera vez: debutó el 2010 con su primera maratón. Ni el constante aire en su trasero ni el piso caliente lo detuvieron. Este cavernícola llegó a la meta de lo más digno y dando un empujón a un corredor que iba junto a él, quien no tenía la culpa de nada.

Dado el atuendo, es muy probable que al terminar la carrera se fuera orgulloso de su logro a cazar una prehistórica y bien merecida cena como recompensa. 

 

Puede interesarte