Por Macarena Faunes
14 junio, 2019

Le dieron su último adiós mientras su cuerpo se dirigía a ser intervenido para sacar sus órganos.

Donar un órgano es uno de los actos de amor más desinteresados que existe. Puedes salvar la vida de un desconocido que necesita esa parte de ti para seguir viviendo, y que tú ya no necesitas porque ya estas descansando. En el fondo, le estas dando una segunda oportunidad de vivir. 

Ver a tantos pacientes fallecer a causa de que necesitaban trasplante de un riñón o corazón que no llegaba, la enfermera Mary Desin, de 58 años, tomó una valiente decisión: ser donadora de órganos.

Facebook Mary Desin

La profesional dedico 30 años de su vida a ejercer su carrera, pero desgraciadamente falleció hace poco, a los 58 años de edad producto de un aneurisma cerebral, según lo que informó ABC News.

Facebook Mary Desin

Sus amigos y colegas del hospital Hamont del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, ubicado en Pennsylvania, quedaron devastados con su partida, ya que a esas alturas ya eran como una familia.

Tal como fue su voluntad, Mary al morir se convirtió en donante, por lo que sus compañeros del recinto le rindieron un emotivo homenaje.

Más de 1oo empleados del recinto asistencial se alinearon en los pasillos para demostrarle respeto a su colega mientras la llevaban en una cama de hospital a la sala de operaciones, ya que su hígado y riñones iban a ser donados.

Facebook Mary Desin

El hijo de Mary, Matthews James Desin, comentó a Good Morning America lo emocionante que fue este momento.

«Casi todo el mundo estaba llorando. Personas que ni siquiera conocía se me acercaron y me dijeron cuánto la querían y cuánto les ayudó a avanzar en sus carreras».

-Matthews James Desing a Good Morning America-

El joven tampoco se esperaba una respuesta tan cercana por parte de los compañeros de su madre.

«Esperaba que estuvieran allí 20 personas de su época como enfermera y de su puesto actual. No me esperaba ver a más de 100 personas tan afectadas por la pérdida de mi madre».

-Matthews James Desing a Good Morning America-

El hospital tampoco quiso quedar ausente de este acto, y honró a Mary encendiendo tres luces en la parte superior del edificio, símbolo que indica que alguien recibió un trasplante de órganos.

Facebook Nikki Taylor

“Ella fue una educadora de principio a fin y llegó al corazón de muchas personas. Lo que Mary hizo fue muy valiente. Es increíble ver aquellas vidas que cambiarán por su regalo».

-Donny McDowell, enfermera profesional de alto nivel y amiga de Mary Desin a Good Morning America-

La donación de órganos es crucial a la hora de salvar vidas. Deberían existir más espacios que fomenten esta iniciativa. Así, se evitaría la muerte de miles de personas, quienes solamente quieren una segunda oportunidad para vivir.

Puede interesarte