Por Ignacio Mardones
14 abril, 2016

«Es muy dolorosa, no pasa ni un momento en el que no esté sufriendo».

James Dunn nació con una extraña enfermedad llamada Epidermolysis Bullosa. Ésta provoca que se le caiga la piel, forme cicatrices, ampollas y sangrados constantes. «Es como si tuviera quemaduras de tercer grado», explica el video. Su vida tiene mucha rutina. Debe cambiarse las vendas de todo su cuerpo cada dos días, lo que le toma a su madre 4 horas y a él lo desgasta tanto física como mentalmente. A pesar de esto que muchos llamarían un «infierno», James se esfuerza en ver la vida de manera positiva. Y lo logra, por eso es que no necesita que sientan compasión por él.

A sus 22 años, siempre termina encontrando un motivo para sonreír. No le importa haber tenido cáncer, tampoco el dolor que sufre cada mañana. Quiere cumplir sus metas, persigue sus sueños, toma riesgos y demuestra el cariño que siente hacia sus seres queridos. Su condición lo ha ayudado a ver cosas que otros no ven. Lo ha transformado en un sabio. Eso queda clarísimo en el siguiente video:

httpv://youtu.be/RpKxD_svJXg

Parece increíble que teniendo tantos problemas James siga manteniendo la frente en alto. Muchos, si se estuvieran en su lugar, se rendirían al poco tiempo.

«Mientras más obstáculos enfrentas, mientras más problemas tengas en la vida, te vuelves más positivo y eres más feliz.  Al final estás sonriendo, sin importar lo que suceda».

-James Dunn-

Él tiene gustos personales, los que desarrolla de manera activa, no deja que su enfermedad sea un impedimento para nada. Una de sus grandes inspiraciones es su madre. A ella le debe seguir vivo…

«Mi apoyo más grande es mi mamá. No es sólo una gran madre, también es mi mejor amiga. Pasamos mucho tiempo juntos. Cuando nací, dejó su trabajo para cuidar de mí. Probablemente se reirá de esto y dirá que soy sentimental, que soy débil, pero honestamente no sé si podría vivir sin ella, la amo mucho. Ella es mi roca en el mundo, no puedo imaginar un día sin ella».

-James Dunn-

James sabe que su enfermedad irá empeorando con el tiempo, sin embargo, seguirá viviendo según sus ideales. «Sólo vives una vez», acostumbra a decirse a sí mismo. Y por eso es que aprovecha al máximo el tiempo que tiene.

¿Qué te pareció la historia de este valiente joven?

Puede interesarte