Por Luis Lizama
6 febrero, 2020

Las cartas parecían echadas para Alejandra Grippaldi, una mujer argentina que toda su vida trabajó cortando el cabello, pero su vida dio un giro total.

Las historias de superación abundan en redes sociales. Por muchas que sean, hay algunas que simplemente son para aplaudir de pie. Son para dejarnos boquiabiertos, pues contra todo pronóstico terminan en gloria. La protagonista de esta historia lo logró con creces, se ha ganado la admiración de cientos de personas. 

Alejandra Grippaldi comenzó a trabajar con 13 años de edad. Dejó la escuela secundaria y se dedicó al trabajo familiar en una peluquería. Así pasaron los años, se casó, tuvo hijos e hizo una vida completa. A los 32 logró poner su propio local, con mucho sacrificio, consiguió ser relativamente exitosa, pero algo le faltaba. 

Ahora Mar del Plata

Tenía un buen pasar y una linda familia, pero algo no le cuadraba. Se sentía capaz de todo, tras lograr que muchas personas buscan sin encontrar, así que empezó a perfeccionarse. 

En ese momento se le cruzó la idea de terminar el secundario.

Ahora Mar del Plata

«Ya tenía mi salón en la calle Güemes e hice un curso de gerenciamiento de Spa y ahí me di cuenta que me gustaba estudiar. Entonces pensé en terminar el secundario. No me veía jubilada de peluquera, tuve que renegar mucho con negocios, empleados, pasé otras circunstancias y decidí ir a una escuela para adultos en Mar del Plata y terminé en cuatro años el secundario».

Relató Alejandra para Cadena 3.

Se demoró unos 3 años en terminar la enseñanza secundaria y, cuando terminó, no sabía qué estudiar. Se le abrían muchas opciones, la vida comenzaba a llenarse de objetivos por cumplir y ella estaba ansiosa de batallar.

Ahora Mar del Plata

“No sabía qué estudiar después pero quería tener mi título secundario y ahí sentí que había logrado algo que me colocaba en otro lugar. Cuando te hace un ‘click’, uno se da cuenta de lo que es capaz y que no es imposible. Me hizo muy bien terminar el secundario y me dio el ímpetu para ir por más”.

Comenta Alejandra a Ahora Mar del Plata.

Ahora Mar del Plata

Se anotó en la Universidad FASTA, en fonoaudiología. Su gusto por la anatomía y forma metódica le trajeron muy buenos resultados, tanto así que un profesor le recomendó ingresar a Medicina, que muy pronto se abriría en la casa de estudios. 

Ella no quería, pues no creía ser capaz, hasta que recibió un llamado de la universidad, donde le ofrecían una beca por su increíble rendimiento.

Ahora Mar del Plata

Ya en el último año de carrera pensó irse a otro país. Buscó y buscó hasta que le resultó, no pudo ser en Suiza (su primera opción), tampoco en Londres, donde estuvo algún tiempo, hasta que le recomendaron Alemania. 

«Le conté a mi profesora de alemán mi idea y me hizo un contacto con una médica de allá llamada Mariana Santos. Preparé todo para irme en mayo, vendí todo: muebles, zapatos, ropa. Todo para tener dinero los primeros meses. Vine el 11 de mayo del 2016 a Dusseldorf. Hice rotaciones como médica invitada y después pude seguir haciendo cosas. Tres meses en cirugía pediátrica, tres meses en cirugía general, luego en un consultorio privado”.

Ahora Mar del Plata

Ahora trabaja en medicina del trabajo y vive muy bien. El salario es aceptable y está feliz de haber logrado su anhelado objetivo.

Ella pudo lograrlo a sus 35 años. Sentía ese prejuicio de la edad, pero lo ignoró y venció. Le dobló la mano al destino y a la sociedad.

Puede interesarte