Por Alejandro Basulto
30 abril, 2019

El motociclista, Jon Stanley, tenía un cáncer de pulmón y de cerebro desde el 2017. Y a sus 61 años estaba en sus últimos días de vida. Lo último que pidió, era volver escuchar a su motocicleta favorita.

Las últimas horas de un ser querido, son un momento triste y de unión familiar. En la que todos los seres queridos comparten y acompañan al moribundo amigo. Y también es la ocasión, en la que este último, da sus últimas palabras, sus últimos deseos.

Y el motociclista Jon Stanley le hizo honor a la afición de toda su vida. Ya que a sus 61 años y, tras ser diagnosticado de cáncer de pulmón y de cerebro el 2017, lo último que pidió antes de morir, fue volver a escuchar rugir una motocicleta Harley Davidson.

Facebook Jon Stanley

Según The Epoch Times, su cuñado Michael Smith, se puso en marcha para lograr este último deseo. Por lo que se contactó con David Thompson, quien arengó a sus compañeros motociclistas para que fueran a visitar al moribundo Jon.

David motivó a sus compañeros compartiendo una foto de Jon junto a su nueva motocicleta Harley, la cual solo pudo ocupar tres veces por su enfermedad. Tras ello, invitó a su grupo de motoristas a juntarse en la casa de Jon en South Bend, Indiana, para hacerle escuchar el sonido del motor de una Harley, por última vez.

En 6 horas, llegaron 200 personas y más de 100 motocicletas haciendo rugir sus motores. La familia de Jon lo llevó afuera y lo sentaron en un asiento especial sobre una moto, para que pudiera volver a sentir el motor de una Harley por última vez.

Tras un evento en el cual participaron motociclistas de diferentes ciudades, regiones y distritos, trágicamente, Jon falleció un par de horas después en los brazos de su amada esposa. Su seres queridos se quedaron con el consuelo que a su querido amigo se le concedió su último deseo y de una manera muy especial.

A continuación un video de este conmovedor momento

Puede interesarte