Se lo había propuesto hace 60 años, pero nunca había podido conseguirlo.

Aunque muchos piensen que la edad puede ser un impedimento para cumplir sueños, tengan claro que no es así y que la frase «nunca es tarde» es totalmente cierta. Solo hay que poner de nuestra parte para conseguirlo.

Bien lo sabe este anciano de 78 años llamado Ismael Mejías Soto, que recibió por fin su diploma de Ingeniería Industrial por parte la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

Resulta que desde joven había soñado con tener ese titulo profesional, pero había preferido ser miembro de las fuerzas armadas y luego habría trabajado para la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) quedando sin tiempo para poder estudiar.

Además había sido padre y las responsabilidades familiares eran mucho más importantes.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Pero después de 60 años postergando su sueño, y ya cuando casi lo daba por imposible, tomó una decisión.

«Iba un día por la calle y una muchacha me entregó un panfleto, pero no le hice mucho caso. Cuando llegué a mi casa lo recordé y resultó ser una promoción sobre el ofrecimiento académico de esa universidad. Surgió en mí el deseo de regresar a estudiar y terminar la profesión de ingeniero que nunca terminé» contó el anciano.

Inmediatamente su esposa lo trató de «loco» por querer regresar a los estudios, pero él se encomendó al señor con la esperanza de lograrlo.

Google Maps

Y luego de viajar más de una hora por seis años desde su casa en Quebradillas a Bayamón, donde queda la universidad, logró obtener su título universitario.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

«Mi meta ahora es cumplir el propósito de Dios. Si él me necesita para algún ministerio, donde sea, voy a donde él me mande. Esto era más bien una meta personal que deseaba conseguir y lo logré. Si en el futuro surge la necesidad de volver a trabajar, lo hago con mucho gusto» dijo el hombre que sin duda es un ejemplo para muchos.

Puede interesarte