Por Cristofer García
24 agosto, 2020

Alexandra Lovo Lopez, debido a una insuficiencia cardíaca grave estuvo meses en un hospital de Nueva York esperando un donante. Afortunadamente todo fue un éxito.

Alexandra Lovo Lopez, a sus solo 9 meses de nacida, es una guerrera. La pequeña, debido a una insuficiencia cardíaca grave, necesitó un trasplante urgente de corazón, lo cual fue difícil en medio de la pandemia de COVID-19.

Ingresó al Mount Sinai Kravis Children’s Hospital, en Nueva York, cuando tenía 4 meses y le diagnosticaron miocardiopatía dilatada, condición poco común que dificulta el bombeo de sangre.

Mount Sinai Kravis Children’s Hospital

“Su atención fue extremadamente compleja y estaba muy enferma cuando llegó hace más de cuatro meses. Incluso en el mejor de los casos, los trasplantes de corazón para bebés son un desafío, pero la pandemia agregó una serie de obstáculos”, comentó el doctor Robert Pass, jefe de Cardiología Pediátrica del hospital.

Y es que un trasplante de estas características era aún más complejo en medio de esta emergencia sanitaria, debido a que los profesionales de la salud tenían prioridad en atender los afectados por la pandemia.

Mount Sinai Kravis Children’s Hospital

“Estuvimos conscientes de equilibrar las necesidades de los pacientes adultos que estaban gravemente enfermos con las necesidades de Alexandra, que requería cuidados intensivos y cardíacos complejos”, dijo Pass.

Mientras encontraba un donante, a Alexandra le instalaron un dispositivo, llamado corazón de Berlín, para que se viera afectado el bombeo de sangre. Después de meses, lograron encontrar el donante y posteriormente a una revisión exhaustiva del órgano, para determinar que todo estuviera correctamente.

Mount Sinai Kravis Children’s Hospital

“Estábamos bastante satisfechos. Su nuevo corazón comenzó a funcionar bien de inmediato. En los días posteriores a su cirugía, cuando nos dimos cuenta de que el trasplante había sido un éxito, fue como un rayo de sol sobre todos nosotros ”, detalló el doctor Raghav Murthy, director quirúrgico.

“Ella está sana y en casa hoy gracias a la inigualable y excelente atención que recibió en nuestra Unidad de Cuidados Intensivos Cardíacos Pediátricos, dirigida por el Dr. Aydin y su extraordinario personal de clínicos compasivos”, agregó el doctor Pass.

Mount Sinai Kravis Children’s Hospital

Para la familia esto fue casi un milagro, por lo cual están contentos de que Alexandra esté de nuevo en casa, ya sana.

Puede interesarte