Siempre tuvo los poemas en su cabeza, pero ahora por fin pudo plasmarlos en papel y compartirlos con otros.

La mayoría de las personas aprenden a leer y a escribir en su infancia, y apenas lo logran, no se detienen practicando. Imaginen aprender a hacerlo en la vejez, cuando hay un montón de cosas que contar y plasmar.

Manoel Bernardino de 91 años, acaba de terminar la escuela secundaria, después de 6 años de mucho estudio y dedicación.

A sus 85, él aún no había aprendido ni a leer ni a escribir. Sin embargo, su edad no fue un impedimento para lograrlo e incluso terminó siendo la inspiración y el orgullo de muchos estudiantes y profesores de su escuela.

MGTV

«Se ha convertido en un ejemplo para todos», aseguró Sergio Oscar, profesor y subdirector del Cesu Custório Furtado de Souza, quien además contó que «es un alumno muy trabajador y dedicado. Puede estar lloviendo y él estará presente en la escuela. El salón de clases ocupa un lugar muy importante en su vida».

MGTV

Incluso desde que aprendió a escribir, jamás se ha detenido. Es más, ya ha escrito 103 poemas que fueron publicados en un libro titulado «En busca de los sueños perdidos», que fue lanzado en su graduación de la escuela secundaria, en presencia de sus compañeros, amigos, familiares y maestros.

Aunque solo fue posible hacerlo gracias a donaciones de otras personas que admiran al anciano.

MGTV

Por ahora, aunque se graduó, Manoel pretende seguir asistiendo a la escuela, pero para participar en el taller de teatro y para componer melodías con el grupo de música.

Al final… nunca es tarde para seguir aprendiendo.

Puede interesarte