Por Valentina Miranda
28 julio, 2022

Allison Bailey, de 52 años, rechazó la idea de que el sexo biológico se puede cambiar y desde entonces fue discriminada por su despacho y la agrupación Stonewall, que defiende los derechos LGBT+. La abogada lesbiana llevó su caso a tribunales, y aunque no ganó todo, demostró haber sido victimizada.

Durante el último tiempo, los derechos de la comunidad LGBT+ han sido reconocidos a medida que su lucha continúa, con el fin de que haya igualdad, justicia y tengan una vida tranquila sin ser discriminados.

El odio por parte de quienes siempre los han rechazado, es cada vez más condenable por el daño que hacen con sus palabras y acciones. Sin embargo, las confusiones se vuelven inevitables de vez en cuando, y lo que puede ser una opinión termina siendo motivo suficiente como para discriminar a alguien que no tenía intenciones de lastimar. Ese fue el caso de Allison Bailey.

Kirsty O’Connor

Allison Bailey, de 52 años, trabaja como abogada de Garden Court Chambers (GCC) en Londres (Inglaterra) y es fundadora de la agrupación LGB Alliance, la cual muestra una posición más crítica sobre el género y defiende los derechos de las personas bisexuales, gays y lesbianas, siendo Alison esto último.

Sin embargo, un complejo episodio se creó para Allison luego de que ella compartiera en Twitter su idea de que el sexo biológico no puede cambiar, y desde entonces ha sido etiquetada como transfóbica, según BBC.

Garden Court Chambers

Sus declaraciones enfurecieron a la comunidad LGBT+ y fueron motivo suficiente como para que su lugar de trabajo tuiteara que investigaría sus dichos. De este modo, Allison demandó a Garden Court Chambers y a Stonewall, organización benéfica LGBT+ que trabajó con GCC y ha sido opositora a la postura de la abogada y su agrupación, según The Guardian.

Allison alegó que Stonewall había inducido a la discriminación por parte de sus cámaras, y los acusó de “trans-extremismo”, de acuerdo a BBC.

Yui Mok

La abogada llevó su caso al Tribunal Laboral del Centro de Londres, pero su denuncia en la que aseguró haber perdido ingresos y haber sido discriminada indirectamente se rechazó, mientras que su queja contra Stonewall no fue confirmada según Daily Mail.

Sin embargo se le ordenó a Garden Court Chambers pagarle una suma de 22.000 libras esterlinas (26.671 dólares) a Allison por lesiones a sus sentimientos, ya que el fallo demostró que había sido victimizada debido a sus puntos de vista según BBC. Además se le pidió que borrara dos tweets considerados como polémicos, pero se negó a hacerlo.

Twitter: BluskyeAllison

“El Tribunal Laboral encontró que Garden Court Chambers me discriminó debido a mi creencia crítica de género cuando publicó una declaración de que estaba bajo investigación y al respaldar la demanda de Stonewall en mi contra, dijo en Twitter. “Mi profundo y sincero agradecimiento a todos los que me apoyaron. No gané todo pero gané lo suficiente. Lo hicimos. Gracias”, agregó.

Así mismo la escritora J. K. Rowling, quien también ha sido acusada de transfóbica, le dedicó un mensaje. “Allison Bailey es una heroína para mí y para muchas otras feministas por negarse a abandonar sus creencias y principios ante la intimidación y la discriminación. ¡Felicidades!”, publicó en la red social.

La justicia hizo lo suyo.

Puede interesarte