Por Cristofer García
19 noviembre, 2021

Después de ser hospitalizada por COVID-19, Bettina Lerman no respondía ante los intentos de los médicos para hacer que mejorara. La familia tomó la dura decisión de desconectarla y ya hasta tenían los preparativos de su funeral, pero de forma inesperada reaccionó.

Hay momento en la vida donde no se sabe qué decisión tomar, cuando el panorama es sumamente complicado. En esa situación se encontraba la familia de Bettina Lerman, una mujer que se  encontraba en un estado grave y conectada a un respirador luego de contraer COVID-19.

Después de semanas en esa condición sin mostrar mejoras, a pesar de los esfuerzos médicos para sacarla del coma en el que estaba, los familiares creyeron que lo mejor sería desconectarla para que descansara en paz.

Andrew Lerman

De hecho, ya tenían listos los preparativos para el funeral, habían elegido su ataúd y su lápida, pero no esperaban lo que finalmente ocurrió. El mismo día que iba a ser desconectada, los médicos se comunicaron con la familia para anunciar que Bettina había mejorado.

“Él médico dijo, ‘bueno, necesito que vengas aquí de inmediato’. Yo estaba como, ‘está bien, ¿qué pasa?’. Él dice: ‘Bueno, no pasa nada. Tu madre se despertó'”, contó Andrew Lerman, hijo de Bettina, en conversación con CNN.

Andrew Lerman

La mujer, próxima a cumplir 70 años de edad, en febrero de 2022, contaba con un delicado historial de salud al tener diabetes, haber recibido un bypass cuádruple y sufrir un ataque cardíaco antes. Por ello las esperanzas cada vez eran menores.

Fue ingresada al hospital el pasado 12 de septiembre y cuando sus síntomas empeoraron, la conectaron al ventilador el 21 del mismo mes. Los médicos ponían en duda que se recuperara.

Andrew Lerman

“Tuvimos una reunión familiar con el hospital porque mi madre no se estaba despertando. No importaba lo que hicieran, no podían hacer que se despertara. Dijeron que sus pulmones están completamente destruidos. Hay un daño irreversible, que simplemente no va a suceder”, relató Andrew.

A pesar de ello, la mujer logró reponerse. Bettina no sufrió ningún daño orgánico por fortuna y aunque tenía todo en su contra, logró despertar. Aún los familiares se preguntan cómo sucedió.

“Mi madre es muy religiosa y también lo son muchos de sus amigos, la iglesia y todo lo demás, y todos han estado orando por ella. Así que no pueden explicarlo desde el punto de vista médico. Tal vez sea desde el punto de vista religioso. No soy tan religioso, pero estoy empezando a creer que hay algo que la ayudó. No lo sé”, dijo su hijo.

Andrew también detalló que su madre está lúcida. “Ella sabe dónde está, quién es, es tan aguda como una tachuela. Por lo general, cuando alguien sale de un coma así, dicen que los pacientes tienen delirio en el que están muy confundidos. Desde el primer día, ella no ha experimentado nada de eso”.

Andrew Lerman

También dedicó unas palabras a otras personas que tengan familiares en situaciones similares. “Las palabras de aliento que tengo es que no pierdas la esperanza, y cuando visites a los miembros de tu familia en esta situación, habla con ellos porque pueden escucharte”, dijo, a pesar de que sabe que no todos pueden correr con la misma suerte de su madre. “Ella es un milagro”, sentenció.

Puede interesarte