Por Luis Lizama
10 junio, 2020

No quiso correr riesgos, así que se las ingenió y compró el traje. Lo sanitizó y partió a darles un fuerte abrazo, de forma segura.

El coronavirus ha convertido a besos y abrazos en armas mortales. Lamentablemente la pandemia es altamente contagiosa, así que la mejor manera de evitar contagios es el aislamiento. Parejas separadas, padres e hijos sin visitarse y también abuelas que extrañan más que nunca, muchas personas se han visto afectadas emocionalmente.

Así ocurrió con Maureen, que debía permanecer en casa por ser un “grupo de riesgo”. Ella extrañaba tanto a sus nietos, que se las ingenió para verlos de forma segura. Compró un disfraz de unicornio, lo sanitizó y partió a darles un gran abrazo. 

Te dejamos el emocionante video de ese reencuentro:

Nueva Jersey ya levantó su restricción de salir a las calles, visto que la pandemia ya está relativamente controlada. Sin embargo, Mareen Sweeney es un grupo riesgo, por su edad. Así que debe tomar resguardo y evitar lo más que pueda el contacto. 

Pero extrañaba tanto a sus nietos que no pudo contenerse. Pensó que no solo ella estaría arriesgándose, no quiso exponer a sus nietos y se las ingenió para dar con una solución.

Imagen referencial – Pixabay

Tal como nos muestra la imagen, las abuelas tienen una debilidad por sus nietos. Dicen que si los padres son quienes crían, los abuelos malcrían. ¿Será cierto?

La cuestión es que Maureen compró un extravagante traje de unicornio rosado, sanitizándolo y cubriendo todo su cuerpo, todo para evitar el contacto directo. Viven en el mismo vecindario, así que bastó caminar unos metros para ver a sus retoños. 

¡Ellos corrieron a abrazar!

Captura de pantalla (YouTube Storyful Rights Management)

Sin dudas fue un momento de pura felicidad, donde incluso se emocionaron. Se extrañaban tanto, que probablemente recuerden esto por toda su vida. Además, todo fue registrado en un video que se hizo viral, con miles de comentarios que celebraban la iniciativa de Maureen.

El coronavirus no es para tomárselo a la ligera. Mientras muchos se extrañan y están alejados de sus seres queridos, tal como Maureen y sus nietos, otros irresponsables incumplen las normas y se pasean como si nada pasara. Seamos conscientes, la vida de muchas personas están en juego.

Puede interesarte