Por Valentina Miranda
18 abril, 2022

“Mi vestido era algo especial y me encantaba, así que lo preservé y lo conservé todos estos años. Se sintió muy bien usarlo de nuevo y nos divertimos recordando el día de nuestra boda”, dijo Nancy Lubbers según People. La mujer de 87 años posó junto a su marido Melvin, de 91, en una sesión que su nieta les obsequió.

Las matrimonios no definen cuánto se ama una pareja, sino que los años que han compartido juntos y todo lo que han enfrentado. Aunque tener un día especial en el que decidieron unir sus vidas es algo que significa mucho para quienes son marido y mujer, y aunque pasen décadas seguirán atesorándolo en sus corazones.

Originarios de Dakota del Sur (Estados Unidos), Nancy Lubbers, de 87 años, y su esposo Melvin, de 91 se conocieron en una pista de patinaje en plena época de juventud cuando ella tenía tan solo 16 años, desde entonces se enamoraron y no quisieron pasar sus vidas lejos del otro, casándose así en 1952.

Instagram: @anna.behning

No tuvieron luna de miel porque Melvin fue llamado a la Guerra de Corea poco tiempo después, donde estuvo 8 meses, pero han pasado 70 años desde que dieron sus votos de amor en el altar de la iglesia y siguen tan jóvenes de espíritu como en aquel momento que quisieron celebrarlo de una forma muy especial.

Anna, una de sus nietas que trabaja como fotógrafa, pensó en lo maravilloso sería regalarles la sesión de fotos que no tuvieron el día de su matrimonio y les hizo realidad el sueño. Ambos se prepararon para la ocasión, Melvin se vistió con su traje del Ejército y Nancy volvió a usar su vestido de novia que guardó por todos estos años.

Instagram: @anna.behning

“Mis abuelos solo tienen un par de fotos del día de su boda. Se me ocurrió la idea de tomar fotos de la abuela con su vestido y luego mi mamá, Melissa, encontró el traje del Ejército de la Guerra de Corea del abuelo para que lo usara”, contó Anna, según People.

Bien sonrientes y viéndose con ojos de amor como si fuera la primera vez, la dulce pareja posó en el jardín de su casa frente a la cámara para atesorar todos los años que han compartido juntos y el cariño que solo ha crecido.

Instagram: @anna.behning

El traje blanco le quedó de maravilla a Nancy como el día en que se casó, y le ayudó a hacer de este día más perfecto de lo que podía ser. “Mi vestido era algo especial y me encantaba, así que lo preservé y lo conservé todos estos años. Se sintió muy bien usarlo de nuevo y nos divertimos recordando el día de nuestra boda, y la sesión de fotos fue muy divertida”, dijo la novia, según People.

“Realmente fue un honor que todavía pudiera usarlo”, agregó, según el sitio, mientras que a Melvin le trajo muy buenos recuerdos ver a su esposa con el vestido y tan bella como siempre.

Instagram: @anna.behning

Con una familia compuesta por 5 hijos, 12 nietos y 21 bisnietos, los dos han compartido su secreto para permanecer juntos por tanto tiempo, algo que solo quienes se aman pueden cumplir. “Respétense siempre, incluso cuando no estén de acuerdo”, dijo Nancy, según People.

Una prueba de que el amor verdadero no existe solamente en las películas.

Puede interesarte