Por Alejandro Basulto
1 junio, 2020

«Cuando se la entregamos la miró e inmediatamente subió la antena, tal como lo hacía cada mañana de mi infancia», escribió su hija, Verónica.

Llega a ser un adulto mayor significa muchas cosas. Por un lado, debería significar tener por fin los esperados años de descanso, para leer, compartir con la familia y conocer cosas que durante las edades en que se estaba laboralmente activo, no había tiempo para ellas. Mientras que en otro sentido, llegar a ser anciano, también conlleva acarrear diferentes dificultades médicas, que tienden a aparecer a medida que uno va envejeciendo. Siendo una de las más comunes el alzheimer, que tiene como consecuencia, que muchos abuelos hasta no se acuerden del rostro de sus hijos y nietos.

@mirasanjuan/Twitter

Una realidad que conoce muy bien y de cerca, la chilena Verónica San Juan, una periodista, y al mismo tiempo cuidadora de Juanita, su querida madre, quien padece de alzheimer. Enfermedad que le ha hecho sumamente dependiente a su edad, además de que olvida un montón de cosas, dificultándose de esa manera, su interacción con lo que le rodea. Pero a pesar de la gravedad de esta patología, siempre hay cosas que logran permanecer en la memoria, por muy fuerte que sea el padecimiento.

@mirasanjuan/Twitter

Y una de esas cosas inolvidables, es la música. Como las canciones italianas de los años 70s que escuchaba la señora Juanita, a través de una radio a pilas, la cual manipulaba acomodando su antena para agarrar la mejor señal. Mismo artefacto que hace unos días, Verónica, su hija, se lo regaló, y rápidamente, como si recordara todo, subió la antena y se puso a tararear y a seguir el ritmo de la música con sus dos pies.

«El viernes le regalamos una radio a pilas a mi mamá. Una muy parecida a las que tenía antes de perder la memoria. Y aquí estamos, escuchando música italiana de los 70s (…) Cuando se la entregamos la miró e inmediatamente subió la antena, tal como lo hacía cada mañana de mi infancia»

– escribió en Twitter, Verónica San Juan.

Tras que Verónica le sintonizara la radio Orocoipo, en la que justo daba un programa del «Recuerdo», la señora Juanita no dejó de disfrutar con la música, además de que no soltaba la radio a pilas, la cual le encantaba tener entre sus manos. Seguramente, ayudándole a recordar momentos bonitos del ayer.

Puede interesarte